Compartir: 
El sentimiento económico global vuelve a caerEl sentimiento económico global vuelve a caer

El sentimiento económico global vuelve a caer. Así, en enero, el indicador compuesto PMI, aunque todavía en zona expansiva (por encima de los 50 puntos), se situó en su mínimo desde septiembre de 2016 (en los 52,1 puntos), lo que apunta a un ritmo de crecimiento mundial más moderado en el 1T 2019. Este debilitamiento del ritmo de actividad global afecta tanto a manufacturas como a servicios. Con todo, la desaceleración de la actividad dista de ser homogénea en términos geográficos, como atestigua la recuperación del indicador sintético de actividad emergente del IIF, que en enero subió apreciablemente.

Los indicadores económicos estadounidenses siguen apuntando a avances considerables al inicio del año, aunque menores que en 2018. En concreto, el índice de sentimiento empresarial (ISM) de servicios se emplazó en los 56,7 puntos, un nivel considerable e indicativo de un sólido ritmo de actividad en el sector servicios. Este registro se unió al también elevado ISM de manufacturas del mismo mes, que conocíamos hace unos días. Aun así, el índice de servicios se situó por debajo del promedio de 2018 (58,9) y destacó la fuerte bajada en el componente de pedidos, lo que señala una probable ralentización en los próximos meses en el sector.

Compartir: