Compartir: 
En EE. UU., la inflación general siguió la tendencia alcista y se situó en el 2,8% en mayoEn EE. UU., la inflación general siguió la tendencia alcista y se situó en el 2,8% en mayo

En EE. UU., la inflación general siguió la tendencia alcista y se situó en el 2,8% en mayo, 3 décimas por encima del registro del mes anterior. Esta tendencia tendrá cierta continuidad en los meses de junio y julio, en especial ante un efecto de base considerable, puesto que este año no se repetirá la fuerte caída de los precios de telefonía inalámbrica experimentada en 2017 durante estos meses. Por su parte, la inflación subyacente, libre de la volatilidad de los precios de la energía y los alimentos, se situó en el 2,2%, 1 décima por encima del dato del mes de abril. Sin duda, el dinamismo de la inflación apoya la nueva subida de tipos de la Fed anunciada en la reunión de junio: +25 p. b., hasta el intervalo 1,75%-2,00%. Asimismo, el cuadro macroeconómico presentado en la reunión confirmó las buenas perspectivas de la economía estadounidense a corto plazo.

En China, los indicadores de actividad no colman las expectativas. En particular, la producción industrial creció en mayo un 6,8% interanual, un registro notable pero por debajo de lo esperado por los analistas. Las ventas minoristas, por su parte, avanzaron un 8,5%, el dato más bajo desde junio de 2003.

Turquía crece con fuerza, pero no de forma sostenible. En el 1T 2018 el PIB creció un 7,4% interanual (similar al 7,3% en el 4T 2017). El principal sostén del elevado ritmo de actividad es la demanda interna, que se beneficia del impulso del consumo privado y de la inversión. Se trata, no obstante, de una senda de crecimiento poco sostenible, ya que la economía sigue mostrando desequilibrios macroeconómicos importantes: la inflación se aceleró en mayo hasta el 12,1% y el déficit por cuenta corriente superó el 6% del PIB en el 1T.

Compartir: