Share: 
Los mercados financieros globales mostraron un tono positivoLos mercados financieros globales mostraron un tono positivo

Los mercados financieros globales mostraron un tono positivo, ante la reducción de los temores sobre el crecimiento global y sobre el conflicto comercial entre EE. UU. y China (véase la sección de Economía internacional) por parte de los inversores. Así, los principales índices bursátiles continuaron recuperándose de las pérdidas registradas en los últimos días de marzo. En concreto, en EE. UU., el repunte del S&P fue del +2,1%, favorecido por el sector tecnológico, mientras que, en Europa, las principales bolsas obtuvieron ganancias superiores al 2% (EuroStoxx50 +2,9%, Ibex 35 +2,9% y PSI20 +2,0%). En los emergentes, el índice MSCI Emergentes aumentó un +2,6% en la semana. Por su parte, los tipos de interés de la deuda soberana ascendieron: el treasury americano a 10 años se emplazó en el 2,50% (+9 p. b.) y el bund alemán en el +0,01% (+8 p. b.), aliviando levemente la presión sobre las primas de riesgo de la periferia europea. Adicionalmente, el precio del barril de Brent se encareció ligeramente hasta los 70 dólares, ante la posible extensión del acuerdo de reducción de la producción de crudo por parte de la OPEP.

El BCE centra la atención en los riesgos bajistas. Según las actas de la reunión del mes de marzo, publicadas la pasada semana, los miembros del BCE consideran que se han materializado algunos de los riesgos bajistas sobre el crecimiento de la eurozona y que la debilidad de la actividad es más persistente que lo inicialmente estimado. Además, aunque mantienen una visión positiva del escenario a medio plazo, las actas también señalaron que la incertidumbre sobre la evolución de la economía es elevada. En este contexto, y ante las decisiones de marzo de posponer la fecha orientativa para la primera subida de tipos hasta 2020 y anunciar una nueva ronda de inyecciones de liquidez (con las llamadas TLTRO) para garantizar unas condiciones financieras acomodaticias, las actas también reflejaron que algunos miembros del BCE pusieron sobre la mesa la discusión de cómo atenuar los posibles efectos negativos de un entorno de bajos tipos de interés por un largo periodo de tiempo. Así, en las últimas semanas, distintas declaraciones han apuntado a dos interrogantes que marcarán las próximas reuniones del BCE (incluida la de este 10 de abril): el coste al que se ofrecerá la liquidez de las nuevas TLTRO y el posible cambio en los tipos de interés de la facilidad de depósito.

Share: