Share: 
La incertidumbre lleva al BCE a mandar mensajes más acomodaticiosLa incertidumbre lleva al BCE a mandar mensajes más acomodaticios

La incertidumbre lleva al BCE a mandar mensajes más acomodaticios. En su última reunión, el BCE mantuvo una visión razonablemente positiva del escenario a medio plazo de la eurozona y no modificó sustancialmente sus previsiones económicas. No obstante, señaló que los indicadores continúan apuntando a ritmos de crecimiento modestos a corto plazo y enfatizó que las incertidumbres que planean sobre el escenario (como las tensiones geopolíticas) se han prolongado, e incluso se han intensificado, especialmente en el ámbito comercial. Por ello, el BCE pospuso la fecha orientativa para la primera subida de tipos hasta mediados de 2020 (antes, diciembre de 2019), reiteró que seguirá reinvirtiendo los vencimientos de activos por un largo periodo de tiempo, y, además, indicó que está preparado para actuar con todas las herramientas necesarias en caso de que el escenario lo requiera (incluyendo reducciones del tipo de la facilidad de depósitos y nuevas compras de activos). Por último, el BCE concretó que la nueva ronda de inyecciones de liquidez (TLTRO) se ofrecerá a unas condiciones de financiación relativamente favorables, con un coste que oscilará entre el tipo refi +10 p. b. y el tipo depo +10 p. b., según se cumplan ciertos objetivos de concesión de crédito.

Los mercados financieros se mueven en un «tira y afloja». En contraste con la cautela dominante las semanas anteriores, el sentimiento inversor mejoró ligeramente ante los mensajes de respaldo de los principales bancos a la actividad económica, y a pesar de las tensiones en el terreno comercial. En este último ámbito, EE. UU. podría implementar aranceles sobre México si este no mejora el control de sus fronteras. Así, por un lado, las ganancias se extendieron por las principales bolsas mundiales (S&P 500 +3,3% y EuroStoxx +2,7%), respaldadas por la continuidad de las condiciones financieras acomodaticias y la publicación de datos económicos relativamente positivos, excepto en China (–2,4%), donde se impusieron las dudas sobre el impacto de las restricciones comerciales en su economía. Por otro lado, los tipos de interés de la deuda soberana de EE. UU. y Alemania se mantuvieron en mínimos. En la periferia de la eurozona, las primas de riesgo de España y Portugal experimentaron notables descensos, con la rentabilidad de sus bonos a 10 años en mínimos históricos, mientras que la deuda italiana se vio penalizada por las tensiones alrededor de su política fiscal. En el mercado de materias primas, el precio del barril de Brent llegó a descender hasta los 60 dólares, reflejo de las dudas de los inversores sobre el crecimiento de la demanda global.

Share: