Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalEconomía europea
Factores externos presionan el crecimiento y la inflación ligeramente a la baja

El BCE rebaja sus previsiones de crecimiento de la eurozona hasta el 1,4% en 2015 y el 1,7% en 2016 y 2017. Estas cifras, algo por debajo del registro de hace tres meses, son consecuencia del impacto de la desaceleración de las economías emergentes y no ponen en cuestión la recuperación de la eurozona, que sigue apoyada, sobre todo por la demanda interna. La institución prevé que el incremento gradual de la inflación será algo menor, debido al descenso del precio del petróleo.

La inflación de la eurozona se mantiene estable en el 0,2% en agosto. La fuerte recaída del precio del petróleo fue compensada en gran medida por el aumento del precio de los alimentos frescos. La inflación subyacente no varió, pero se espera que suba paulatinamente, impulsada por la mejora del mercado laboral (la tasa de paro descendió dos décimas en julio, hasta el 10,9%).

Compartir: