Compartir: 
También disponible:
Informe Mensual - Focus
La bolsa española frente a la europea:  ¿la hora de recuperar el terreno perdido?La bolsa española frente a la europea:  ¿la hora de recuperar el terreno perdido?

¿Se ha revalorizado la bolsa española desde el mínimo alcanzado en el año 2012? Sí, un imponente 70%. Adicionalmente, ¿lo ha hecho mejor que la europea desde entonces? No, en absoluto. Ello puede resultar llamativo a tenor, por ejemplo, del fuerte descenso de la prima de riesgo soberana y de las dinámicas de crecimiento de am­­bas economías. No en vano, España ha registrado de forma ininterrumpida un diferencial de crecimiento positivo frente a la eurozona desde el 4T 2013.

Un breve repaso de la evolución del PIB en España y la eurozona durante los últimos 10 años ayuda a contextualizar la evolución relativa de los principales índices bursátiles. Concretamente, el descenso del índice bursátil de referencia de la eurozona, el Eurostoxx, fue del 58% entre 2007 y 2013, y el PIB en términos reales retrocedió un 5,5% en el mismo periodo. En España, el desplome bursátil alcanzó el 64% y la factura en términos de PIB fue mucho más onerosa, ya que el retroceso alcanzó el 9,5% (véase el primer gráfico).

Las cifras relativas a la recuperación desde el punto mínimo de la crisis también son ilustrativas. En el ámbito bursátil, a marzo de 2017, la bolsa de la eurozona se situaba un 15% por debajo del máximo precrisis, frente al 40% de la española. En términos de PIB, el de la eurozona era un 3% superior al valor máximo precrisis, mientras que en España las heridas no han cicatrizado por completo y este todavía permanecía un 0,4% por debajo de su respectivo máximo. Por tanto, el rezago relativo de la bolsa española es menos sorprendente cuando se tiene en cuenta la diferente posición en la fase de recuperación de ambas economías.

El elemento clave para explicar la evolución diferencial entre la bolsa española y la europea es la distinta evolución de los beneficios empresariales. En efecto, los beneficios de las compañías cotizadas españolas han evolucionado menos favorablemente que los de las empresas que se encuentran en el Eurostoxx.1 En este contexto, no sorprende que los inversores hayan adoptado un posicionamiento más cauto sobre la renta variable española.

Hay dos factores que son fundamentales para entender la mejor evolución de los beneficios de las empresas del Eurostoxx frente a los de las empresas cotizadas españolas. El primero, el elevado peso del sector bancario en el mercado bursátil español (37% frente al 12% en la eurozona). En general, los beneficios del sector bancario han evolucionado menos favorablemente que los del conjunto de empresas ya que es un sector que se ha visto muy penalizado por el entorno de bajos tipos de interés. El segundo factor es la remarcable exposición de las compañías españolas a Latinoamérica. Concretamente, estas obtienen entre el 20% y el 25% de sus ingresos de dicha región, por lo que la fuerte desaceleración económica que ha vivido no ha contribuido positivamente.

En conjunto, si se excluye la mayor exposición de la bolsa española a ambos factores, el rezago entre esta y la europea desde sus respectivos mínimos hasta marzo de 2017 descendería desde el 32% observado hasta el 4%.

En suma, la radiografía de los elementos que explican la evolución relativa de la bolsa española frente a la europea permite dibujar un escenario relativamente optimista, ya que en los próximos trimestres se espera que las condiciones monetarias se empiecen a normalizar y que el crecimiento de los principales países de América Latina adquiera impulso. Además, las perspectivas macroeconómicas siguen siendo muy favorables para la economía española.

1. El diferencial del crecimiento promedio anual de los beneficios entre las compañías cotizadas de la eurozona y de España desde el año 2012 es de 8 p. p.

Compartir: