Compartir: 
La buena composición del PIB en el 2T señala la robustez de la recuperaciónLa buena composición del PIB en el 2T señala la robustez de la recuperaciónLa buena composición del PIB en el 2T señala la robustez de la recuperación

La demanda interna impulsa el crecimiento, mientras que la demanda externa tuvo una contribución menos negativa. El crecimiento del PIB alcanzó el 1,0% intertrimestral en el 2T (3,1% interanual). Destaca el alza del consumo privado (+1,0% intertrimestral), una tendencia que se extiende al 3T, a tenor de los buenos registros de las ventas minoristas de julio. La inversión en equipo también ganó intensidad, lo que otorga solidez a la recuperación. En cambio, el crecimiento del consumo público y de la inversión en construcción (en especial la no residencial) se moderaron tras el repunte del 1T. La buena evolución de las exportaciones, que prevemos que continúe gracias a la recuperación de la eurozona y a la devaluación del euro, y el incremento contenido de las importaciones permitirán que la demanda externa vuelva a contribuir al crecimiento.

Moderación salarial tras el repunte del 1T. El ritmo de avance de la remuneración total de los asalariados se moderó en el 2T al deshacerse el efecto de la devolución del 25% de la paga extra a los funcionarios que tuvo lugar en el 1T. Se prevé que se devuelva un 25% adicional este año y el 50% restante en 2016.

La inflación vuelve a terreno negativo en agosto después de solamente dos meses en positivo. El IPC registró una variación interanual del -0,4% en agosto, una reducción de cinco décimas respecto a la inflación del mes anterior (+0,1%). Con todo, y a la espera de conocer el desglose por componentes, este retroceso se explicaría íntegramente por el precio de la energía, mientras que los componentes más estables de la inflación subyacente habrían mantenido su tendencia al alza, acorde con el fuerte impulso de la demanda interna.

Compartir: