Compartir: 
También disponible:
Informe Mensual - Focus
La buena evolución del sector exterior portugués en 2018

En 2017, la balanza por cuenta corriente de Portugal registró un superávit del 0,5% del PIB y encadenó cinco años en positivo. Por componentes, mientras que las balanzas de bienes y de rentas se mantuvieron en situación deficitaria, las exportaciones de servicios su­peraron las expectativas más optimistas, especialmente gracias al fuerte empuje del turismo, de modo que el elevado superávit de la balanza de servicios permitió compensar los registros menos positivos del resto de los componentes.

Dinámicas recientes del sector exterior

En lo que se refiere a 2018, los datos disponibles hasta abril muestran una evolución muy positiva de las expor­­taciones, tanto de bienes como de servicios, así como de las remesas procedentes de los emigrantes.

En primer lugar, dentro de la balanza de bienes, se ha observado un aumento del déficit comercial debido al fuerte crecimiento de las importaciones (10,5% interanual). Este dinamismo de las importaciones es fruto del encarecimiento del petróleo (que ha provocado un deterioro del déficit comercial energético), pero también de la firmeza de la demanda doméstica y la mayor importación de bienes de inversión. Además, las ex­­por­­ta­­ciones han avanzado con fuerza (8,0%), algo especialmente destacable si se tiene en cuenta la marcada apreciación del euro a lo largo de 2017. En este sentido, destacan en positivo el gran aumento de la venta de automóviles y sus componentes, además de la buena marcha de las industrias tradicionales (aceite, vino y bebidas, plásticos y corcho).

Por su parte, el superávit de la balanza de servicios ha continuado batiendo récords. En particular, a fecha de abril de 2018, el superávit había aumentado en 2.300 millones de euros (acumulado de 12 meses) respecto al mismo periodo de 2017, lo que acentúa su tendencia al alza, apoyado en una evolución muy positiva del sector del transporte y el turismo. Precisamente, el turismo, con un peso del 70% en el superávit de la balanza de servicios, merece una mención especial. Los servicios turísticos han ganado importancia en la economía nacional de manera sostenida (se espera que alcancen un peso del 7,8% en el PIB de 2018) y, en abril de 2018, los ingresos del sector representaron un 18,0% del total de las exportaciones (acumulado de 12 meses).

Por último, en la balanza de rentas, ha empeorado el saldo de la balanza de las rentas primarias (intereses, dividendos y beneficios), tanto por una disminución de los ingresos procedentes de la inversión directa realizada en el exterior como por una reducción de las rentas procedentes de las inversiones de cartera. Por su parte, la evolución reciente de la balanza de rentas secundarias confirma la dinámica positiva de las remesas de emigrantes (1,5% del PIB).

Perspectivas para 2018

En un entorno exterior favorable, esperamos que, tanto a escala global como a nivel de la eurozona, las exportaciones de bienes y servicios sigan exhibiendo una dinámica robusta. En este sentido, en 2018, muy probablemente la entrada de turistas vuelva a alcanzar nuevas cifras récord, lo que reforzará el superávit de la balanza por cuenta corriente.

Con todo, el escenario no está exento de riesgos. En positivo, podrían producirse mejores registros de lo esperado en las remesas de emigrantes o las transferencias de la UE. En negativo, destacan el posible empeoramiento del sentimiento inversor internacional, en un entorno de tensiones geopolíticas y comerciales, la evolución y la volatilidad del precio del petróleo y, por último, la posibilidad de repuntes bruscos en los tipos de interés (que podrían producirse tanto por temores a un aumento del proteccionismo a nivel global como por la reacción a la retirada del estímulo monetario de los principales bancos centrales). Además, también hay que considerar que la proporción de deuda pública en posesión de los no residentes ha aumentado, lo que generará cierta presión sobre la balanza de rentas.

Compartir: