Compartir: 
  • El mercado laboral español se recupera a buen ritmo: en los últimos tres años se han creado cerca de 1,5 millones de empleos. Sin embargo, una de las cuestiones que más preocupa es la calidad del empleo que se está generando.
  • En la comparativa internacional, España ocupa una mala posición en el ranking de la calidad de empleo entre los países desarrollados. Aunque la crisis empeoró dicha posición, la situación del mercado laboral incluso antes de la crisis no era nada envidiable.
  • Un análisis de los factores estructurales que están asociados con un empleo de calidad revela que los sectores económicos de mayor productividad y con un mayor capital tecnológico suelen ofrecer mejores condiciones laborales a los trabajadores.
  • Asimismo, el nivel de capital humano del trabajador está altamente correlacionado con el acceso a un empleo de mayor calidad.
  • La generación de empleos de calidad requiere de una estrategia multidimensional, en la que el foco no solamente debe ponerse en el diseño de las políticas de empleo sino también en reformas estructurales que abarquen ámbitos como la educación y la formación continuada de los trabajadores, y la promoción de la innovación empresarial y de la adopción de las nuevas tecnologías.
Compartir: