Compartir: 
La confianza del consumidor continúa en niveles elevadosLa confianza del consumidor continúa en niveles elevadosLa confianza del consumidor continúa en niveles elevadosLa confianza del consumidor continúa en niveles elevados

La confianza del consumidor continúa en niveles elevados. Así, el índice de confianza del consumidor elaborado por la Comisión Europea se situó en los 0,4 puntos en abril, un registro superior al del mes anterior (0,1) y al promedio del 2017 (–2,5). Este dato sugiere que de cara al 2T 2018 el consumo privado se mantendrá como uno de los pilares de la expansión económica de la eurozona.

Prosigue la mejora del saldo por cuenta corriente de la eurozona. En particular, el superávit por cuenta corriente (acumulado de 12 meses) alcanzó los 408.100 millones de euros en febrero, un registro equivalente al 3,7% del PIB y 3 décimas por encima del dato registrado en el mismo periodo del año anterior. En términos de composición, esta mejora se vio favorecida por el fuerte aumento del superávit de la balanza de servicios, que más que compensó el deterioro de las balanzas de bienes y de rentas. De cara a los próximos meses, esperamos que el superávit externo mantenga esta tendencia al alza, apoyado en el dinamismo de la actividad global.

El FMI revisa al alza las previsiones de crecimiento para la eurozona, hasta el 2,4% en 2018, 2 décimas por encima de las estimaciones de hace tres meses. Por países, la mejora fue generalizada. Destacaron las revisiones positivas de España (+0,4 p. p., hasta el 2,8%), Alemania (+0,2 p. p., hasta el 2,5%), Francia (+0,2 p.p., hasta el 2,1%) y Portugal (+0,4 p. p., hasta el 2,4%). A medio plazo, no obstante, la tasa de crecimiento de la eurozona se moderará, lastrada por el bajo crecimiento de la productividad y el envejecimiento de la población.

Economía portuguesa

El indicador coincidente de actividad apunta a una moderación del ritmo de crecimiento en el 1T. En marzo, el indicador del Banco de Portugal avanzó un 1,8% interanual, un registro inferior al de los meses precedentes. A pesar de esta moderación en el ritmo de avance, el indicador se mantiene en niveles elevados.

El crédito al sector privado continuó su contracción en febrero (–1,9% interanual), aunque a un ritmo sustancialmente inferior al observado hace un año (del –4,4%). Tanto el crédito para la compra de vivienda como el crédito concedido a sociedades no financieras se contrajeron moderadamente (–1,9% y –3,1%, respectivamente). Por otro lado, el crédito al consumo continuó creciendo a dos dígitos (12,6% interanual), lo que muestra la recuperación de la demanda interna.

Compartir: