Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalEconomía europea
La confianza del consumidor de la eurozona retrocedeLa confianza del consumidor de la eurozona retrocedeLa confianza del consumidor de la eurozona retrocedeLa confianza del consumidor de la eurozona retrocede

La confianza del consumidor de la eurozona retrocede. En particular, el índice elaborado por la Comisión Europea descendió en diciembre hasta los –6,2 puntos, un retroceso sensible respecto al registro del mes anterior (–3,9 puntos en noviembre). Con estos registros, parece que el efecto de las protestas en Francia de los «chalecos amarillos» se ha trasladado en el tramo final del 4T a los indicadores económicos, hecho que hace aumentar la preocupación por la desaceleración del crecimiento de la eurozona.

El superávit por cuenta corriente de la eurozona se contrajo levemente en octubre. Así, en el acumulado de 12 meses, el superávit corriente se situó en el 3,0% del PIB, 1 décima por debajo del dato registrado en el mismo periodo del año anterior. Esta caída se debió, principalmente, a un menor superávit de la balanza comercial de bienes. De cara a los próximos meses, esperamos que el saldo corriente continúe disminuyendo, aunque de manera gradual, debido al menor dinamismo de la demanda exterior ante las tensiones comerciales globales.

Economía portuguesa

El Banco de Portugal revisó ligeramente a la baja las previsiones de crecimiento para 2018 y 2019. En concreto, en 2018 se anticipa que la economía haya avanzado un 2,1%, mientras que para 2019 se espera un crecimiento del 1,8%, es decir, 0,2 p. p. y 0,1 p. p., respectivamente, por debajo de las previsiones anteriores. Según sus estimaciones, la demanda interna neta de importaciones contribuirá con 1,2 p. p. al crecimiento en ambos años: con el consumo privado avanzando el 2,3% y el 2,0% en 2018 y 2019, respectivamente, y la inversión acelerando. Asimismo, las exportaciones seguirán contribuyendo al crecimiento de forma significativa: 0,9 p. p. en 2018 y 0,7 p. p. en 2019. En este contexto, el indicador de actividad económica del Banco de Portugal se recuperó hasta el 2,2% en octubre y el consumo medio de energía se aceleró en octubre y noviembre, lo que sugiere que el crecimiento económico seguirá siendo robusto en el último trimestre del año.

La capacidad de financiación de la economía se situó en el 0,5% del PIB en el 3T 2018. Ello representa un deterioro de 0,2 p. p. respecto al trimestre anterior, debido al aumento en las necesidades de financiación de las empresas financieras y a la reducción en la capacidad de financiación de las familias. Por su parte, el sector público alcanzó una posición de equilibrio.

El precio de la vivienda siguió avanzando en el 3T 2018, aunque de forma más moderada. En concreto, el precio de la vivienda aumentó un 8,5% interanual. A pesar de que se trata de un registro sólido, se situó 2,7 p. p. por debajo del avance registrado en el 2T. Se trata del segundo trimestre consecutivo en el que se observó una desaceleración del índice de precios.

Compartir: