Compartir: 
También disponible:
Informe Mensual - Focus
La corrección del déficit público, misión posibleLa corrección del déficit público, misión posible

El déficit del conjunto de las Administraciones públicas se situó en el 4,3% del PIB en 2016 (4,5% si se tienen en cuenta las ayudas a las instituciones financieras), lo cual supuso una reducción de 0,8 p. p. respecto al 5,1% de 2015. De este modo, se cumplió con el objetivo de estabilidad acordado con la Comisión Europea del 4,6% del PIB, aunque cabe recordar que dicho objetivo se había relajado sustancialmente respecto al 3,6% del Plan de Estabilidad actualizado en 2016 y que, además, el contexto económico fue muy favorable. La totalidad del ajuste recayó en el gasto público, que se redujo en 1,5 p. p. del PIB. Los ingresos, en cambio, retrocedieron en 0,8 p. p. a pesar de la mejora económica debido a la reforma tributaria, que tuvo un impacto negativo sobre los ingresos de unos 6.400 millones de euros, según estimaciones del Gobierno.

De cara a 2017, el Gobierno prevé un ajuste de 1,3 p. p. para llegar a un déficit del 3,0% del PIB (3,1% incluyendo ayudas a las instituciones financieras). El mejor punto de partida, por haber cerrado el año 2016 con un déficit por de­­bajo del objetivo, reduce el esfuerzo a realizar este año respecto a lo previsto en agosto del año pasado, cuando se fijó la senda de ajuste fiscal. Además, el contexto económico favorable ayudará a la reducción del déficit. Por un lado, y a pesar de la ralentización prevista del crecimiento del PIB real, se espera que el alza de la inflación impulse el crecimiento del PIB nominal, lo que hará aumentar las bases imponibles y, en consecuencia, los ingresos. Por otro lado, existen riesgos al alza respecto a las previsiones macroeconómicas en las que se basan los Presupuestos Generales del Estado (PGE). En concreto, estos prevén un crecimiento del PIB real del 2,5% en 2017, una cifra que se sitúa en la banda baja de las previsiones de los analistas y de otras instituciones, como CaixaBank Research y el Banco de España, que prevén un crecimiento del 2,8%.1

A pesar de que estos factores jugarán a favor, alcanzar el nuevo objetivo no puede darse por garantizado. Por el lado de los ingresos, los PGE prevén que la recaudación tributaria aumente un 7,9% y las cotizaciones sociales un 6,8%, unas cifras ligeramente superiores a las que se obtienen usando las elasticidades históricas. Por el momento, los datos publicados hasta el mes de marzo permiten ser moderadamente optimistas. Destaca especialmente la recaudación del IVA, que ha tenido un buen arranque de año: ha aumentado un 8,4% interanual en el acumulado de enero a marzo.

En cuanto a los gastos, la aprobación del límite de gasto del Estado en los 118.337 millones de euros, un 4,4% por debajo del límite de 2016, es una muestra de la voluntad del Gobierno de centrar los esfuerzos en la contención del gasto. Por partidas, los PGE contemplan una reducción del 1,7% del gasto en desempleo y prácticamente un estancamiento de los gastos financieros (0,5%). Ambas proyecciones de gasto son superiores a las de CaixaBank Research, lo que otorga cierto margen para compensar una potencial desviación de los ingresos.

En conjunto, por tanto, el Gobierno prevé que la mayor parte del ajuste se realice a través de los gastos, con una reducción de su peso en el PIB de 0,9 p. p. hasta el 41,5%.2 Los ingresos también contribuirán a la reducción del déficit público, aunque en menor medida, con un aumento previsto de 0,5 p. p. hasta el 38,3% del PIB. En los años venideros, el déficit público seguirá reduciéndose a través de la contención del gasto y de un aumento muy moderado de los ingresos, según contempla la estrategia fiscal incluida en la Actualización del Programa de Estabilidad para el periodo 2017-2020.

En definitiva, tanto el cierre de 2016 como las buenas perspectivas económicas de 2017 favorecerán la reducción del déficit público. Alcanzar el objetivo parece una misión posible.

1. El mismo Gobierno ha mejorado la previsión de crecimiento del PIB hasta el 2,7% en la Actualización del Plan de Estabilidad 2017-2020.

2. Estas cifras incluyen las ayudas a instituciones financieras.

Compartir: