Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalEconomía española
La demanda interna, clave en la recuperaciónLa demanda interna, clave en la recuperaciónLa demanda interna, clave en la recuperación

La demanda interna sigue siendo el motor de crecimiento. El desglose del PIB del 3T muestra que la demanda interna contribuyó en 1 p. p. al crecimiento intertrimestral del PIB, gracias al dinamismo del consumo privado y público. Aunque el buen tono de la inversión en equipo se mantuvo, la inversión en construcción se contuvo tras el repunte de los primeros trimestres del año. El incremento de la demanda interna empujó al alza las importaciones, de modo que, a pesar del notable aumento de las exportaciones, la demanda externa contribuyó negativamente al crecimiento del PIB (-0,2 p. p.). Los indicadores adelantados del 4T apuntan a que el ritmo de crecimiento (del 0,8% en el 3T) se está manteniendo en el tramo final del año.

La inflación se recupera según lo previsto. En noviembre, la inflación avanzó 4 décimas, hasta el -0,3%, gracias al comportamiento de los carburantes y de los lubricantes, cuyos precios descendieron menos que en el mes anterior (en términos interanuales). Este cambio de rumbo, que ya empezó en octubre, ganará intensidad en los próximos meses. Esperamos que el año cierre con una inflación positiva y que siga al alza en 2016.

Probable desviación del objetivo de déficit público en 2015. La mejora de la ejecución presupuestaria del Estado en octubre no será suficiente para compensar el empeoramiento de la Seguridad Social y las CC. AA., por lo que será difícil que se logre el objetivo de déficit del 4,2% del PIB a final de año. Ante este riesgo de desviación, la Comisión Europea ha instado al Gobierno a presentar una actualización de los presupuestos para 2016, en la que se tomen medidas para reducir el déficit público según la senda acordada.

El precio de la vivienda se mantuvo estable en el 3T. El precio de tasación de la vivienda libre retrocedió un mínimo 0,1% intertrimestral en el 3T, tras el repunte del trimestre precedente. En términos interanuales, avanzó un 1,4% (un 1,2% en el 2T), lo que señala el final del ajuste de los precios de la vivienda. De cara a los próximos meses, se espera que la tendencia al alza de los precios se mantenga gracias a la mejora de las condiciones de financiación y a la escasez de stock en determinadas zonas prime.

Compartir: