Compartir: 
La demanda interna mantiene un buen tono en febreroLa demanda interna mantiene un buen tono en febreroLa demanda interna mantiene un buen tono en febrero

La demanda interna mantiene un buen tono en febrero. Así, las ventas minoristas crecieron un 1,2% interanual, 0,3 p. p. por encima del registro del mes anterior y por encima del promedio de 2018 (0,7%). Por su parte, la inflación aumentó 0,2 p. p. en marzo, hasta el 1,3%. A falta de conocer el desglose, el INE atribuye esta subida al precio de los carburantes. Finalmente, el INE revisó ligeramente a la baja el crecimiento del PIB del 4T 2018 en 0,1 p. p., hasta el 0,6% intertrimestral, pero aumentó el avance de la primera mitad de 2018. En su conjunto, la revisión de la serie conllevó un incremento del crecimiento del PIB en 2018 de 0,1 p. p., hasta el 2,6%.

El déficit público se situó en el 2,6% del PIB en 2018, lo que supone una reducción de 0,4 p. p. con respecto al año anterior y permite la salida de España del procedimiento de déficit excesivo (al situarse por debajo del 3%). Esta cifra se emplaza 1 décima por debajo de la meta marcada por el actual Gobierno, aunque está lejos del objetivo de déficit fijado por la Comisión Europea para 2019 (1,3%). Por administraciones, tanto las comunidades autónomas como las corporaciones locales lograron cumplir con su objetivo de estabilidad. Sin embargo, la Administración central y la Seguridad Social siguieron registrando un déficit presupuestario notable (1,5% y 1,4% del PIB, respectivamente).

La posición inversora internacional neta (PIIN) mejoró en 2018. La PIIN se situó en el –77,2% del PIB a final de año, lo que representó una mejora de 6,3 p. p. respecto al 2017 (–83,5%). Esta mejora se debió, en buena parte, a los cambios de valoración de los instrumentos de la cartera de deuda (activos y pasivos, que reflejan las variaciones de su precio de mercado en moneda local y el efecto del tipo de cambio, entre otros).

La tasa de ahorro de los hogares se estabilizó, tras caer de manera sostenida desde el 2T 2015. En concreto, el ahorro de los hogares sobre la renta bruta disponible se situó en el 4,9% en el 4T 2018 (acumulado de cuatro trimestres), igualando el registro del 3T. Ello significa que el aumento del consumo en el 4T se financió exclusivamente con el incremento de la renta bruta disponible, sin reducir los recursos destinados al ahorro. En adelante, prevemos que esta tasa de ahorro se vaya recuperando de manera gradual. En cuanto a la financiación de los hogares, la cartera crediticia avanzó un +0,1% interanual en febrero ante la moderación de la caída del crédito para la compra de vivienda (1,3% interanual) y el sólido avance del crédito al consumo (+11,5% interanual). Por su parte, la cartera de crédito a empresas siguió contrayéndose con fuerza, todavía muy impactada por las ventas de carteras de crédito dudoso. Con todo, la contracción de febrero fue inferior a la del mes anterior (–5,8% frente al –7,0%).

Compartir: