Compartir: 
La demanda interna, motor del crecimiento de la eurozonaLa demanda interna, motor del crecimiento de la eurozona

La demanda interna, motor del crecimiento de la eurozona. En el 4T 2016, concretamente, el PIB de la eurozona avanzó un 0,4% intertrimestral. La contribución al crecimiento de la demanda interna fue significativa (+0,5 p. p.), y destacó el importante avance de la inversión (+0,6% intertrimestral). Por el contrario, la demanda externa restó ligeramente al crecimiento (–0,1 p. p.), dado que el buen avance de las exportaciones no pudo compensar la fortaleza de las importaciones. El patrón fue similar para el conjunto del año 2016: el PIB creció un 1,7%, la demanda interna aportó +1,9 p. p. al crecimiento y la externa tuvo una contribución negativa de –0,2 p. p. De cara a 2017, prevemos que la demanda interna mantenga el protagonismo.

El BCE mejora las previsiones macroeconómicas de la eurozona. En particular, en la actualización trimestral del cuadro macroeconómico, el BCE revisó ligeramente al alza las previsiones de crecimiento de 2017 y de 2018, hasta el 1,8% y el 1,7%, respectivamente (+0,1 p. p. en ambos casos), y mantuvo la previsión de 2019 en el 1,6%. En lo que respecta a la inflación, el BCE revisó al alza la previsión de 2017, hasta el 1,7% (+0,4 p. p.), y la de 2018, hasta el 1,5% (+0,2 p. p.), aunque recordó que los repuntes de la inflación observados últimamente se deben a factores temporales. Por ello, mantuvo sin cambios la recuperación gradual de la inflación subyacente e indicó que la previsión a medio plazo (1,7% para 2019) no está lo suficientemente cerca del objetivo del BCE (véase noticia en la sección de Mercados).

Compartir: