Compartir: 
La demanda interna sigue siendo el motor de crecimiento de la economía españolaLa demanda interna sigue siendo el motor de crecimiento de la economía españolaLa demanda interna sigue siendo el motor de crecimiento de la economía española

El PIB creció un 3,2% en 2015, impulsado por el consumo y la inversión. El desglose del PIB del 4T 2015 presentó una composición algo más equilibrada que en los trimestres precedentes. La demanda interna sigue siendo el motor de crecimiento, aunque la demanda externa también sumó, gracias a la buena evolución de las exportaciones y al moderado avance de las importaciones. El consumo privado y la inversión en equipo crecieron algo más de lo previsto. En cambio, el avance del consumo público se contuvo en el tramo final del año y la inversión en construcción siguió recuperándose, aunque algo más lentamente. Los indicadores adelantados del 1T apuntan a que el ritmo de crecimiento sigue siendo elevado en 2016.

La inflación retrocede 5 décimas en febrero, hasta el -0,8%, un descenso mayor del previsto en nuestro escenario central. Esta caída de la tasa de inflación responde principalmente a la bajada de los precios de los carburantes y los alimentos. Con todo, de cara a los próximos meses, prevemos que la inflación retome su senda de lenta recuperación, aunque seguirá en cotas negativas hasta el verano.

El precio de la vivienda repunta en el 4T. El precio de tasación de la vivienda libre se incrementó en un 1,0% intertrimestral en el 4T, tras un mínimo retroceso del 0,1% en el 3T. En términos interanuales, avanzó un 1,8% (1,4% en el 3T). En los próximos meses, se espera que la tendencia al alza de los precios se mantenga gracias a la mejora de las condiciones de financiación y a la escasez de stock en determinadas zonas prime. En la misma línea, la concesión de hipotecas para la compra de viviendas siguió creciendo y aumentó un 19,8% en el total de 2015.

Compartir: