Compartir: 
La disminución del riesgo político y el cierre de una buena temporada de resultados apoyaron a las bolsasLa disminución del riesgo político y el cierre de una buena temporada de resultados apoyaron a las bolsas

La disminución del riesgo político y el cierre de una buena temporada de resultados apoyaron a las bolsas, con nuevos máximos históricos en el S&P 500, el Nasdaq y el DAX alemán. Tras la victoria final de Macron, que deparó escasos movimientos al estar ya descontada, los inversores miran ahora a los fundamentos económicos para valorar el potencial del Viejo Continente. La volatilidad en los mercados, tanto en renta variable como en renta fija y divisas, permanece en niveles muy bajos. Uno de los elementos que probablemente favorece esta baja volatilidad son los buenos datos de actividad económica de EE. UU. Así, a los buenos dato de empleo se está sumando una inflación que se consolida en tasas en torno al 2%. Por otro lado, las principales yields soberanas de largo plazo experimentaron ascensos moderados y el euro se afianzó en torno a 1,09 dólares.

La volatilidad del precio del petróleo se mantiene elevada. Durante la última semana, el precio del petróleo de calidad Brent recuperó los 50 dólares por la caída de los inventarios en EE. UU. y las declaraciones hechas por Arabia Saudí y Rusia apuntando a que los recortes de producción se extenderán hasta el 2018 (inicialmente, estaban previstos hasta este mayo). En este contexto, la renta variable emergente está manteniendo un tono positivo.

Compartir: