Compartir: 
La economía europea anotó un crecimiento modesto del PIB en el 4T 2018,  lo que dejó el avance anual en el 1,8%La economía europea anotó un crecimiento modesto del PIB en el 4T 2018,  lo que dejó el avance anual en el 1,8%La economía europea anotó un crecimiento modesto del PIB en el 4T 2018,  lo que dejó el avance anual en el 1,8%La economía europea anotó un crecimiento modesto del PIB en el 4T 2018,  lo que dejó el avance anual en el 1,8%

La economía europea anotó un crecimiento modesto del PIB en el 4T 2018, lo que dejó el avance anual en el 1,8%. En concreto, el crecimiento en el 4T se mantuvo en el 0,2% intertrimestral (1,2% interanual). Este registro confirma un desvanecimiento más rápido de lo esperado del impulso cíclico, que catapultó el crecimiento de la eurozona en 2017 e inicio de 2018 debido a lastres temporales internos más persistentes de lo esperado y al menor dinamismo del sector exterior. Los datos de crecimiento del 4T sorprendieron al alza en España (véase la sección de Economía española) y Francia (0,3% intertrimestral), pero fueron negativos en Italia (–0,2% intertrimestral). Con todo, esperamos que el ritmo de crecimiento de la economía europea se recupere ligeramente en los próximos trimestres gracias a la robustez de la demanda interna y a medida que los lastres desaparezcan. Por su parte, la inflación general descendió ligeramente en enero, hasta el 1,4% (1,6% en diciembre), ante la desaceleración de los precios energéticos. Así, la inflación subyacente repuntó ligeramente hasta el 1,1% (1,0% en diciembre).

La ratificación del acuerdo del brexit sigue en el aire. La Cámara de los Comunes votó sobre varias enmiendas al plan B de Theresa May, entre las que destacó la petición a que el Gobierno británico negocie con Bruselas nuevas concesiones en la cláusula backstop irlandesa (noticia que fue recibida con frialdad en la UE). En este contexto, ha aumentado la probabilidad de que el Reino Unido termine pidiendo una extensión de las negociaciones más allá del día del brexit (29 de marzo).

Economía portuguesa

El stock de deuda pública se situó en los 244.931 millones de euros en diciembre de 2018, 2.127 millones más que en 2017. Este incremento refleja el aumento de la emisión de deuda a largo plazo y el pago de los créditos restantes del FMI, y ha ayudado a reducir el coste de financiación del país (el coste del préstamo del FMI era del 4,4%, por encima del de las emisiones de deuda en 2018, del 1,8%).

Los indicadores de sentimiento se moderaron en diciembre, pero todavía se situaron en niveles confortables. La confianza en la industria cayó a –1,0 puntos en diciembre (–0,6 en noviembre), ante una peor evolución de la producción y de la demanda global. Asimismo, el sentimiento de los consumidores cayó a –7,2 puntos en diciembre (–6,2 en noviembre), debido a la más débil valoración de la situación económica actual y también futura del país. Por el contrario, las ventas al por menor aumentaron un 4,2% en el 4T 2018 (frente al 2,4% del 3T), y la producción industrial retrocedió un 0,3% interanual en el mismo mes, por debajo de la caída registrada en noviembre (–3,1%).

Compartir: