Compartir: 
La expansión sigue siendo fuerteLa expansión sigue siendo fuerteLa expansión sigue siendo fuerte

Señales mixtas de los indicadores de actividad de mayo. El indicador de sentimiento empresarial (PMI) del sector manufacturero flexionó a la baja, pero la fortaleza del de servicios, que representa dos tercios de la actividad económica, invita al optimismo sobre el crecimiento en el 2T.

El ritmo de creación de empleo se mantuvo en mayo en tasas elevadas, del 2,6% interanual, y sigue la senda prevista de suave desaceleración. El paro registrado aceleró su ritmo de caída (-7,7% interanual) y se situó por debajo de los 4 millones de personas por primera vez desde agosto de 2010.

La inflación se recupera mínimamente en mayo, hasta el -1,0%. A falta del detalle por componentes, explican el dato la subida de los precios de la electricidad y un menor descenso de los precios de los viajes organizados en comparación con el mes anterior. En los próximos meses, la inflación seguirá una tendencia alcista, apoyada en un petróleo más caro y en el dinamismo del consumo privado.

El saldo por cuenta corriente se mantiene estable en marzo, en el 1,4% del PIB. La ligera reducción del déficit de rentas primarias y secundarias fue de una magnitud similar al deterioro del superávit de bienes y servicios. Por su parte, el número de turistas internacionales aumentó un 13,4% interanual en el acumulado de marzo y abril.

El déficit público (excluidas las CC. LL.) alcanzó el 0,8% del PIB en el 1T 2016, el mismo nivel que el registrado en el 1T 2015. La Administración Central y las CC. AA. mejoraron su registro, mientras que la Seguridad Social redujo su superávit. En este sentido, el cumplimiento del nuevo objetivo del déficit para el conjunto de 2016 (3,7% del PIB) no está asegurado.

La concesión de crédito a hogares y pymes avanza a paso firme. En abril, el crédito a hogares para el consumo siguió al alza (33,5% interanual en lo que va de año) y el de compra de vivienda corrigió la mala evolución del 1T 2016 (34,5%). En cuanto a las empresas, el crédito a pymes siguió fluyendo (6,6%), pero el destinado a grandes empresas se contrajo un 27,3%, debido al mayor uso de otras fuentes de financiación.

Compartir: