Compartir: 
La incertidumbre geopolítica sigue rigiendo el tono de los mercadosLa incertidumbre geopolítica sigue rigiendo el tono de los mercados

La incertidumbre geopolítica sigue rigiendo el tono de los mercados. A lo largo de la semana anterior, las bolsas internacionales registraron tanto jornadas de pérdidas importantes como sesiones de avances significativos. Estos vaivenes estuvieron marcados por el aumento de las tensiones comerciales entre China y EE. UU. (tras las nuevas subidas arancelarias anunciadas) y las noticias que ofrecían cierto optimismo ante la continuidad en las negociaciones entre ambos países. Así, en el conjunto de la semana, las bolsas tuvieron un tono mixto, con una cierta recuperación de las pérdidas pasadas en Europa (EuroStoxx50 +1,9%), moderación de los retrocesos en EE. UU. (S&P -0,8%) y nuevos descensos en las bolsas emergentes (MSCI EM –3,6%). En este entorno de mayor incertidumbre, la demanda de activos históricamente seguros mantuvo los tipos de interés soberanos de EE. UU. y Alemania en cotas bajas, mientras que las primas de riesgo de la periferia de la eurozona se mantuvieron estables en Portugal y España (el tipo de interés del bono español a 10 años se situó cerca de su mínimo histórico). Por su parte, en Italia, la prima de riesgo se mostró volátil en una semana en la que se sucedieron distintas declaraciones políticas alrededor de la política fiscal del país. Finalmente, en el mercado de materias primas, el precio del barril de Brent escaló posiciones hasta los 72 dólares, ante el incremento de las tensiones en Oriente Medio tras el sabotaje de distintas infraestructuras petroleras en la región.

Se intensifica la salida de flujos de capitales de las economías emergentes, por la disputa comercial entre EE. UU. y China. Los recientes acontecimientos y el incremento de los riesgos percibidos por los inversores favorecieron que durante la última semana la salida de flujos ascendiera a 1.000 millones de dólares. Se trata del nivel semanal más alto en siete meses, cuando se produjo el episodio de máxima tensión (hasta entonces) entre ambos países.

Los beneficios empresariales del 1T se situaron por encima de lo esperado. En la recta final de la campaña de resultados del 1T, en EE. UU. el 76% de las compañías del S&P 500 batieron las previsiones sobre beneficios del consenso de analistas, donde especialmente los sectores de consumo y comunicaciones. En la eurozona, si bien el 53% de las compañías superaron las expectativas, la distribución de los beneficios fue más dispar y reducida que en EE. UU., en parte debido al impacto de los precios de la energía y a la ralentización de la actividad del sector privado.

Compartir: