Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalEconomía europea
La inflación en la eurozona bajó ligeramente en agostoLa inflación en la eurozona bajó ligeramente en agostoLa inflación en la eurozona bajó ligeramente en agostoLa inflación en la eurozona bajó ligeramente en agosto

La inflación en la eurozona bajó ligeramente en agosto, hasta el 2,0% interanual, 1 décima por debajo del registro del mes anterior, mientras que la inflación subyacente fue también 1 décima menor (1,2%). Por componentes, se constata que esta mínima reducción fue bastante generalizada, aunque algo más acusada en el componente energético (que cedió 3 décimas). En una perspectiva temporal algo más amplia, se confirma que el crecimiento de los precios está prácticamente estabilizado desde mayo pasado. Por países, la inflación general (no armonizada) se mantuvo estable en España (2,2%) y descendió 4 décimas en Portugal, hasta el 1,2%. En este último caso, la cifra puede considerarse una relativa sorpresa y, a falta de conocer el detalle por componentes, puede deberse a la evolución del índice subyacente, afectado por un efecto de base.

El sentimiento económico baja mínimamente en la eurozona, mientras que el mercado laboral sigue en una etapa positiva. En agosto, el indicador de sentimiento de la eurozona se situó en los 111,6 puntos (–0,5 puntos respecto a julio). A pesar del descenso, los niveles actuales son coherentes con un ritmo de crecimiento similar al del primer semestre. El tono de la actividad debería verse apoyado por el mercado laboral, que sigue exhibiendo una buena dinámica (en julio la tasa de paro fue del 8,2%, sin cambio respecto a junio, pero la menor desde noviembre de 2008).

Economía portuguesa

La demanda interna apoyó el crecimiento económico del 2T. El INE confirmó un crecimiento del PIB portugués del 2,3% interanual (0,5% intertrimestral). Por componentes de demanda, destacó la aceleración del consumo privado (2,6% interanual, frente al 2,1% del 1T), beneficiado por el consumo de bienes duraderos. Por su parte, aunque la inversión desaceleró, su tasa de avance se mantuvo en un nivel notable (6,4%). En consecuencia, la demanda interna contribuyó 2,9 p. p. al avance interanual del PIB. En el ámbito exterior, el incremento de las exportaciones no fue suficiente para compensar el fuerte aumento importador. De cara a los próximos meses se espera que la economía siga creciendo de forma significativa, aunque algunos indicadores avanzados apuntan a una desaceleración algo más acentuada de lo previsto. Así, el indicador de confianza de los consumidores disminuyó en agosto por tercer mes consecutivo, después de haber alcanzado en mayo el valor máximo de la serie.

Las cuentas públicas se benefician del contexto económico y de la evolución del empleo. Así, el déficit fiscal se situó en los 2.624 millones de euros en el acumulado hasta julio (–2,2% de PIB), lo que representa una mejora del 30% con respecto a julio de 2017. Esta evolución refleja la trayectoria positiva tanto de los ingresos por cotizaciones como de los impositivos, aunque una parte de estos últimos se debe al aplazamiento del pago de los reembolsos del Estado a las empresas. Por su parte, el gasto siguió evolucionando por debajo del estimado en el presupuesto.

Compartir: