Compartir: 
La inquietud vuelve a los mercadosLa inquietud vuelve a los mercados

La inquietud vuelve a los mercados. La semana transcurrió con relativa tranquilidad en los mercados financieros hasta la noche del jueves 27, cuando el anuncio por parte del Gobierno de Italia de un objetivo de déficit del 2,4% en 2019 (claramente superior al 0,8% actual, que facilita la corrección de la elevada deuda pública) provocó un movimiento de aversión al riesgo en la eurozona. Así, en las bolsas se desvanecieron las ganancias moderadas que se habían conseguido hasta el jueves y los principales índices europeos cerraron en negativo (con la excepción de Portugal, donde el índice PSI 20 conservó un avance del 0,3%). Además, en el mercado de renta fija, la prima de riesgo soberana de Italia repuntó con fuerza hasta cerca de los 270 p. b. (+30 p. b. solo en la sesión del viernes), aunque su impacto sobre el resto de la periferia fue moderado y las primas de España y Portugal permanecieron relativamente estables en el conjunto de la semana. Por su parte, en el plano internacional, los mercados de EE. UU. y las economías emergentes recibieron sin grandes sobresaltos la tercera subida de tipos de la Reserva Federal en lo que va de año (véase el siguiente punto). Así, en el mercado de divisas, el dólar y las principales monedas emergentes se mantuvieron relativamente estables (con la excepción de la lira turca, que recuperó terreno, y el peso argentino, que volvió a ceder en una semana marcada por la dimisión del presidente del banco central).

La Fed continúa subiendo tipos y señala el fin de la política monetaria acomodaticia. En una decisión ampliamente anticipada, los miembros de la Reserva Federal aumentaron en 25 p. b. el tipo de referencia objetivo en la reunión del 25 y 26 de septiembre (tercer incremento del año), hasta el rango 2,00%-2,25%. Asimismo, reiteraron la intención de continuar con una estrategia de subidas graduales de los tipos y abandonaron el uso del concepto «acomodaticio» para describir su política monetaria. Estas decisiones se enmarcaron en una visión positiva del escenario macroeconómico, que quedó reflejada en una ligera mejora de las perspectivas de crecimiento económico.

Compartir: