Compartir: 
La política acapara la atención de los inversores, pero no afecta apreciablemente a los mercadosLa política acapara la atención de los inversores, pero no afecta apreciablemente a los mercados

La política acapara la atención de los inversores, pero no afecta apreciablemente a los mercados. En Europa, la semana se inició con el resultado electoral italiano, que arrojó un Parlamento fragmentado y la progresión de las fuerzas más extremas del arco político. Con todo, el impacto sobre los mercados financieros fue en parte compensado por el anuncio del acuerdo sobre una coalición de Gobierno en Alemania entre la CDU, el partido de la canciller Angela Merkel, el SPD y la CSU. Similar resultado se desprende de las novedades políticas originadas en EE. UU. Así, la decisión de Trump de imponer aranceles elevados a las importaciones de acero y aluminio y el miedo a una guerra comercial tampoco acabaron percutiendo en las bolsas, ya que el anuncio en los últimos días de la semana de un posible encuentro entre Donald Trump y Kim Jong-Un contribuyó a relajar las preocupaciones respecto a las tensiones geopolíticas.

El BCE allana su camino hacia la retirada del programa de compra de activos (QE). La reunión del Consejo de Gobierno (CG) del BCE se saldó sin cambios de calado en los parámetros de su política monetaria, tal y como se esperaba. Sin embargo, los miembros del CG introdujeron un matiz significativo en su comunicación acerca de la retirada del QE. Concretamente, se eliminó de la comunicación oficial la referencia explícita a la posibilidad de aumentar las compras de activos. Este cambio del discurso del BCE es un primer paso hacia la retirada del estímulo monetario. Asimismo, en su comunicado, los miembros del CG mostraron una mayor confianza en la recuperación de la inflación, apoyada por los buenos resultados de actividad y unos indicadores que reflejan el buen ritmo de la economía de la eurozona en los últimos trimestres. Esta mayor confianza quedó reflejada en la revisión al alza de las previsiones de crecimiento de la eurozona para 2018.

Compartir: