Compartir: 
La recuperación prosigue en el 4T aunque el ritmo de avance podría suavizarseLa recuperación prosigue en el 4T aunque el ritmo de avance podría suavizarse

Los empresarios encaran el 4T con optimismo. El indicador de confianza empresarial afianza la tendencia ascendente iniciada en 2013, aunque se modera el porcentaje de empresarios que se muestran optimistas respecto al trimestre que comienza (el 19,5% en el 4T frente al 21,0% en el 3T). La confianza mejora en los servicios, sobre todo en el comercio, mientras que retrocede en la construcción y en la industria.

La inflación se hunde de nuevo a causa de la evolución de la energía. El IPC se contrajo un 0,9% en septiembre, 5 décimas más que en agosto, movido por la caída del precio de los productos energéticos (tanto carburantes como electricidad). Sin embargo, la inflación subyacente, ajena a las fluctuaciones de la energía y de los alimentos frescos, avanzó una décima hasta el 0,8%. Se espera que esta tendencia alcista de los componentes ligados a la demanda interna se mantenga a medida que la recuperación se vaya afianzando.

La riqueza financiera neta de las familias creció en el 2T (6,8% interanual) y alcanzó un total de 1,26 billones de euros. Los pasivos financieros a largo plazo continuaron reduciéndose a causa, principalmente, del descenso de la deuda hipotecaria. La creación de empleo seguirá aumentando la masa salarial y mantendrá la riqueza financiera familiar en cotas elevadas.

El descenso de la tasa de morosidad hace una pausa. La tasa de morosidad del sector bancario se situó en el 11,0% en agosto, un registro ligeramente superior al del mes precedente. De todos modos, esperamos que en los próximos meses la morosidad retome la senda descendiente iniciada en diciembre de 2013.

Compartir: