Compartir: 
La recuperación sigue bien encarriladaLa recuperación sigue bien encarriladaLa recuperación sigue bien encarrilada

El índice de confianza empresarial retoma la senda ascendente. Tras retroceder ligeramente en el 1T, volvió a aumentar el número de empresarios que se muestran optimistas con el trimestre que comienza. En concreto, el 20,1% de las empresas lo son, mientras que un 18,2% prevé un segundo trimestre no tan favorable. La economía española, por tanto, sigue avanzando a buen ritmo. En este contexto, el FMI ha rebajado una décima la previsión de crecimiento del PIB, hasta el 2,6% en 2016, la menor rebaja entre las economías europeas grandes.

Se confirma que la inflación se mantuvo en el -0,8% en marzo, como consecuencia de la caída en términos interanuales del precio de los carburantes, que sigue por debajo de los registros de hace un año a pesar de haberse recuperado un poco recientemente. Por su parte, la inflación subyacente subió una décima, hasta el 1,1%, apoyada por el dinamismo del consumo privado y la mejora de las condiciones de crédito. La inflación seguirá en cotas negativas hasta agosto, mes en el que estimamos que desaparezca el efecto escalón del desplome del precio del petróleo acaecido en 2015.

La deuda pública se incrementa en febrero. La deuda del conjunto de las AA. PP. aumentó hasta los 1.081 miles de millones de euros. La elevada deuda pública recuerda la necesidad de seguir con los esfuerzos de consolidación fiscal.

El proceso de desapalancamiento del sector privado sigue su curso. En el 4T 2015, se mantuvo la tendencia descendente de la deuda de los hogares y de las sociedades no financieras, que se situó en el 67,5% y el 104,6% del PIB, respectivamente. La ratio entre el stock de deuda privada y el PIB continuará reduciéndose en los próximos trimestres, pero seguirá siendo compatible con un incremento en los flujos de crédito hacia las familias y las empresas.

Compartir: