Compartir: 
La saga del brexit se alargaLa saga del brexit se alargaLa saga del brexit se alargaLa saga del brexit se alarga

La saga del brexit se alarga. Theresa May retrasó la segunda votación del acuerdo de salida del Reino Unido hasta el 12 de marzo, mientras sigue negociando con la UE posibles concesiones a la cláusula backstop sobre Irlanda. Asimismo, May se comprometió a ofrecer al Parlamento, en caso de que dicho acuerdo vuelva a ser rechazado, una votación (el 13 de marzo) sobre si aprueba una salida sin acuerdo y otra (el 14 de marzo) sobre si quiere pedir una corta extensión del artículo 50 para retrasar la salida de la Unión de marzo a junio de 2019.

Continúa la buena evolución del mercado laboral, mientras que los indicadores de sentimiento económico se estabilizan. En particular, la tasa de paro de la eurozona se mantuvo en el 7,8% en enero, un registro 0,8 p. p. por debajo del de enero de 2018. Por su parte, el indicador de sentimiento económico de la eurozona (ESI) se estabilizó en los 106,1 puntos en febrero, tras varios meses de caídas significativas. Estos datos sugieren que los indicadores de actividad están empezando a estabilizarse en cotas compatibles con un crecimiento más moderado pero positivo.

La inflación en la eurozona aumentó ligeramente en febrero, hasta el 1,5%, 1 décima por encima del registro del mes anterior. Ello se debió, en parte, a la mayor contribución del componente energético, el cual rompió la tendencia a la baja de los últimos cuatro meses. En cuanto a la inflación subyacente, esta se mantuvo en el 1,2%. Por países, la inflación general (no armonizada) aumentó ligeramente en España hasta el 1,1% (1,0% en enero), mientras que en Portugal subió en 4 décimas, hasta el 0,9%.

Economía portuguesa

Se confirma que el PIB avanzó un 2,1% en 2018. La demanda interna contribuyó positivamente al crecimiento en 2,8 p. p., mientras que la demanda externa tuvo una contribución negativa de 0,7 p. p. Las exportaciones y el consumo privado fueron los dos componentes que más contribuyeron al avance del PIB, 1,7 p. p. en ambos casos.

El indicador de sentimiento económico se recuperó en febrero y alcanzó los 2,2 puntos, 1 décima más que en enero (el promedio en 2018 fue de 2,3). Ello reflejó una mejora de la confianza en la construcción, el comercio y los servicios. Por el contrario, el indicador de confianza en la industria bajó afectado por la desaceleración de la demanda global. Por su parte, la confianza de los consumidores volvió a disminuir (–8,3 puntos en febrero frente a –7,2 en enero), lo que refleja un menor optimismo de los hogares sobre las perspectivas económicas en los próximos 12 meses.

El mercado de trabajo se estabiliza. En enero, la población ocupada alcanzó un total de 4.849.300 personas, un aumento de 72.100 personas frente al mismo periodo del año anterior. Así, el ritmo de crecimiento del empleo se mantuvo dinámico (1,5% interanual), aunque evidenció señales de desaceleración (en 2018 el crecimiento promedio fue del 2,3%). Al mismo tiempo, la tasa de desempleo se emplazó en el 6,7%, –1,1 p. p. respecto a enero de 2018, pero con un ligero aumento (+0,1 p. p.) respecto a diciembre.

Compartir: