Compartir: 
La salida del Reino Unido se retrasa, por lo menos, hasta abrilLa salida del Reino Unido se retrasa, por lo menos, hasta abrilLa salida del Reino Unido se retrasa, por lo menos, hasta abrilLa salida del Reino Unido se retrasa, por lo menos, hasta abril

La salida del Reino Unido se retrasa, por lo menos, hasta abril. La UE concedió al Reino Unido una extensión del artículo 50 hasta el 22 de mayo. Dicha extensión es condicional a que el Parlamento británico ratifique el acuerdo de salida negociado por el Gobierno y Bruselas antes de finales de marzo. En caso de no ratificarse, el Reino Unido tendrá hasta el 12 de abril para decidir si abandona la UE sin acuerdo o solicita una extensión prolongada, en cuyo caso participará en las elecciones al Parlamento Europeo de mayo.

Los índices de sentimiento de la eurozona frenan su progresión. Así, el PMI compuesto de la eurozona se emplazó en marzo en los 51,3 puntos (51,9 puntos en febrero), un frenazo significativo tras el repunte de febrero. La divergencia entre sectores se ha acentuado: el PMI de servicios continuó apuntando a un ritmo de actividad positivo (52,7 puntos) gracias a la robustez de la demanda interna, mientras que el PMI de manufacturas bajó a niveles no vistos desde 2012 (47,6 puntos) debido a las disrupciones del sector del automóvil y la mayor debilidad de la demanda global. Por países, cabe destacar que el sector industrial en Alemania volvió a arrojar malos datos y que el PMI de Francia se situó en zona contractiva (menos de 50 puntos). Con estos datos, se espera que el crecimiento del PIB en la eurozona en el 1T sea muy moderado, en línea con el ritmo de actividad del segundo semestre de 2018.

El superávit por cuenta corriente de la eurozona se contrajo en enero. Así, en el acumulado de 12 meses, el superávit corriente se situó en niveles un 9,3% inferiores a los de un año antes. Esta caída se debió, mayoritariamente, a la tendencia bajista del superávit de la balanza de bienes (iniciada a mediados de 2018) que, en enero, cayó un 17,2% interanual. En términos de PIB, el superávit por cuenta corriente de la eurozona se emplazó en el 3,0%, 4 décimas por debajo del dato registrado en el mismo periodo del año anterior.

Economía portuguesa

Los indicadores económicos mejoran a principios de año. Por un lado, el indicador de actividad del INE avanzó un 2,4% interanual en enero (tras mantenerse en el 2,2% desde octubre). Por el otro, el indicador coincidente de actividad del Banco de Portugal se situó en el 2,1% en febrero (1,8% en el 4T 2018). Estos datos sugieren que el ritmo de crecimiento se mantiene en cotas significativas en el 1T 2019.

El crédito al sector privado se contrae en enero. En concreto, la cartera de crédito disminuyó un 2,7% interanual en enero (–2,1% en diciembre), principalmente por una mayor caída del crédito a empresas (–6,0% frente a un –4,5% en diciembre), debido a efectos base desfavorables (relacionados con una operación de crédito de importe elevado en enero de 2018) y a las ventas de carteras de crédito dudoso que están efectuando los bancos para sanear sus balances. Por otro lado, el crédito a particulares retrocedió un 0,6% interanual en enero, a pesar del dinamismo del crédito al consumo (9,3% interanual).

Compartir: