Compartir: 
La tasa de ahorro de los hogares sigue disminuyendoLa tasa de ahorro de los hogares sigue disminuyendo

La tasa de ahorro de los hogares sigue disminuyendo. En concreto, en relación con la renta bruta disponible, el ahorro se situó en el 4,7% en el 2T 2018 (acumulado de cuatro trimestres), 5 décimas por debajo del registro del trimestre anterior. Esta caída se explica por un avance del consumo superior al de la renta bruta disponible (3,9% y 1,9%, respectivamente). De cara a los próximos trimestres, sin embargo, prevemos que la tasa de ahorro se estabilice alrededor de los niveles actuales.

Continúa la disminución del superávit por cuenta corriente, que en julio se situó en el +1,3% del PIB (acumulado de 12 meses), inferior al 1,9% de julio de 2017. El saldo comercial no energético, ligeramente en negativo, explica la mitad del deterioro. A ello se le añade el encarecimiento del petróleo, que también empujó a la baja la balanza comercial, y la reducción del superávit de servicios (tanto en el plano de los servicios turísticos como de los no turísticos).

La morosidad se mantiene estable en julio. En concreto, la tasa de morosidad se situó en el 6,35%, un registro muy similar al del mes anterior (6,39%). En este contexto, el crédito de nueva concesión mantuvo un crecimiento vigoroso en agosto de 2018. Por segmentos, destacó el crédito al consumo, que en el acumulado del año creció un 22,1% (17,9% en 2017), y el repunte del crédito a la vivienda, que se situó en el 16,9% (+0,9 p. p. por encima del registro del mes anterior). Por su parte, el crédito a empresas siguió creciendo a un sólido 9,6% (en el acumulado del año), aunque algo por debajo del ritmo del mes anterior (10,2%).

Compartir: