Compartir: 
La volatilidad vuelve a sacudir los mercadosLa volatilidad vuelve a sacudir los mercados

La volatilidad vuelve a sacudir los mercados. Las bolsas internacionales sufrieron un repunte de la aversión al riesgo que se saldó con importantes caídas de los principales índices de las economías avanzadas y, de manera algo más contenida, también de las emergentes. Así, el índice de volatilidad VIX volvió a niveles no vistos desde las turbulencias bursátiles de la primavera y las bolsas estadounidenses y europeas acumularon un descenso de entre un 4% y un 5% durante la semana. Por su parte, entre los índices emergentes destacó la caída de la bolsa de Shanghái, cercana al 8%. No obstante, el episodio no golpeó significativamente ni el mercado de renta fija ni el de divisas. En el primero, los tipos soberanos estadounidenses y alemanes retrocedieron ligeramente, pero conservaron los mayores niveles de las pasadas semanas (en una semana con ausencia de noticias destacadas por parte de los bancos centrales), mientras que, en el segundo, el euro fluctuó alrededor de los 1,15 dólares y las divisas emergentes tuvieron un comportamiento mixto (destacaron la recuperación del real brasileño, tras la primera ronda de las elecciones generales, y una ligera depreciación del renminbi chino, con el anuncio de reducir los requisitos de reservas por parte del banco central).

El FMI alerta contra la complacencia. En su último informe de estabilidad financiera global, el FMI remarcó que, desde 2008, se ha avanzado hacia un sistema financiero más seguro gracias a los nuevos marcos regulatorios. Pero el FMI también destacó un aparente contraste, en la actualidad, entre unos mercados financieros generalmente boyantes y los importantes focos de riesgo del entorno. En este sentido, el FMI recordó que, en los últimos años, se han acumulado vulnerabilidades (como el incremento de la deuda a escala mundial y las elevadas valoraciones de algunos activos financieros) que podrían tensionar el sistema financiero ante un endurecimiento de las condiciones monetarias más intenso de lo esperado.

Moody’s mejora el rating de Portugal. La agencia incrementó la nota crediticia soberana de Portugal de Ba1 a Baa3 y la situó de nuevo en grado de inversión. De este modo, se sumó a Fitch y S&P y, por primera vez desde finales de 2011, las tres grandes agencias asignan una nota en grado de inversión a Portugal.

Compartir: