Compartir: 
Las bolsas encadenan nuevos avances tras los episodios de volatilidadLas bolsas encadenan nuevos avances tras los episodios de volatilidad

Las bolsas encadenan nuevos avances tras los episodios de volatilidad. En el conjunto de la semana, los principales índices bursátiles siguieron una senda alcista y terminaron cómodamente en positivo. Así, en EE. UU., el índice S&P 500 avanzó un 0,5%, mientras que en Europa los incrementos se situaron alrededor del 1,0% (Eurostoxx 50 +1,3%, DAX alemán 0,8%, CAC francés 1,8%, MIB italiano 2,1%, Ibex 35 +1,2% y PSI portugués +0,5%).

El FMI remarca los riesgos financieros del escenario macroeconómico. En el informe de estabilidad financiera de abril de 2018, el FMI indica que, aunque las condiciones financieras siguen siendo acomodaticias y apoyan el crecimiento global a corto plazo, en los últimos años se han acumulado vulnerabilidades que suponen un riesgo para el crecimiento a medio plazo. En concreto, la institución destaca las elevadas valoraciones de un amplio universo de activos, el endeudamiento de las economías emergentes y los desequilibrios en la liquidez bancaria en dólares. Con el primer factor, alerta de que un endurecimiento de la política monetaria más rápido de lo esperado puede provocar una caída brusca del precio de los activos. Respecto al segundo factor, el FMI resalta el riesgo de que una reducción de los flujos de capital hacia las economías emergentes ponga en cuestión la sostenibilidad de su deuda. Por último, el Fondo subraya la dependencia de los pasivos en dólares de bancos no estadounidenses de fuentes de financiación de corto plazo, lo que podría generar problemas de liquidez en caso de tensiones financieras. Así, el FMI avisa de que los inversores deben evitar la complacencia con el actual entorno financiero acomodaticio y deben mantenerse alerta ante los riesgos asociados con aumentos de tipos de interés, mayor volatilidad financiera y una escalada de las tensiones comerciales.

Moody’s mantiene la nota crediticia de Portugal en Ba1. Tras las anteriores mejoras de S&P y Fitch, Moody’s es la única agencia crediticia que no asigna a Portugal una nota crediticia en grado de inversión.

Compartir: