Compartir: 
Las bolsas internacionales exhiben una dinámica positivaLas bolsas internacionales exhiben una dinámica positiva

Las bolsas internacionales exhiben una dinámica positiva. Las perspectivas más favorables respecto a las negociaciones comerciales entre EE. UU. y China se reflejaron en los principales índices bursátiles, tanto de las economías avanzadas como de las emergentes, que cerraron la semana con avances generalizados. En EE. UU., el índice S&P 500 rebotó más de un 2% a lo largo de la semana, mientras que en los parqués europeos los avances fueron algo más moderados (Eurostoxx 50 +0,9%, Ibex 35 +1,6% y DAX +1,1%). Por su parte, las bolsas de los países emergentes también mostraron un comportamiento positivo y el índice MSCI para el conjunto de las economías emergentes avanzó un 3,7%. Este contexto más favorable en el que operaron los inversores internacionales durante la semana pasada se reflejó también en el mercado de deuda soberana, donde los tipos sobre los activos considerados refugio repuntaron ligeramente (+3 p. b en la deuda a 10 años de EE. UU. y Alemania) y las primas de riesgo periféricas retrocedieron. En el mercado de divisas, el dólar se depreció respecto a la mayoría de divisas y el cruce con el euro fluctuó alrededor de los 1,15 dólares. Por último, el precio del petróleo de calidad Brent aumentó más de un 8% en el acumulado de la semana para cerrar por encima de los 60 dólares por barril.

La Reserva Federal y el BCE se muestran más prudentes en su intención de subir tipos. Las actas de las reuniones de diciembre de ambos bancos centrales fueron publicadas esta semana y, por un lado, en las de la Reserva Federal se reflejó la intención de sus miembros de subordinar el ritmo futuro de subidas de los tipos de interés (actualmente situados en el intervalo 2,25%-2,50%) a la evolución de los datos económicos y financieros. Con todo, la descripción del escenario macroeconómico continuó siendo positiva, aunque el reciente endurecimiento de las condiciones financieras y la volatilidad de los mercados financieros, entre otros factores, han movido el mapa de riesgos ligeramente a la baja. Por otro lado, las actas del BCE reflejaron que la demanda doméstica permanece firme y seguirá respaldando la expansión de la eurozona. Sin embargo, también mostraron una cierta preocupación con respecto al aumento de los riesgos geopolíticos y la volatilidad financiera, así como por unos últimos datos de actividad algo decepcionantes. Así, el BCE reiteró la importancia de seguir manteniendo unas condiciones financieras acomodaticias en los próximos trimestres.

Compartir: