Compartir: 
Las cifras de negocio siguen mostrando un comportamiento diferencial entre servicios e industriaLas cifras de negocio siguen mostrando un comportamiento diferencial entre servicios e industriaLas cifras de negocio siguen mostrando un comportamiento diferencial entre servicios e industria

Las cifras de negocio siguen mostrando un comportamiento diferencial entre servicios e industria. Más concretamente, la facturación de las empresas en el sector servicios mantuvo un buen tono en febrero y creció un 4,5% interanual (media móvil de tres meses). Por su parte, la facturación en el sector industrial siguió mostrándose contenida, a pesar de la leve recuperación respecto al mes anterior (creció un 0,1% frente al –0,7% de enero). Asimismo, los pedidos industriales se mantuvieron estancados. La debilidad de los indicadores industriales se debe, en buena parte, a las dificultades que atraviesa el sector del automóvil para ajustarse a los cambios regulatorios en las emisiones de gases, así como al deterioro de la demanda global.

Buena evolución del mercado laboral en el 1T 2019. Así, en el que tradicionalmente es un mal trimestre para el mercado laboral, la ocupación descendió tan solo en 93.000 personas. De este modo, el empleo aumentó en casi 600.000 personas en el acumulado de cuatro trimestres hasta el 1T 2019, lo que supone el mayor ritmo de creación de empleo de los últimos tres años (3,2% interanual). Por sectores, lideraron la creación de empleo los servicios (3,0% interanual) y la construcción (11,2%), mientras que la industria mostró menor dinamismo con un aumento de la ocupación del 1,2% interanual. Por su parte, el paro disminuyó en 442.000 personas en los últimos cuatro trimestres, lo que situó su tasa en el 14,7% (16,7% en el 1T 2018).

El saldo comercial continuó deteriorándose en febrero. En particular, el déficit se emplazó en el 2,9% del PIB (acumulado de 12 meses), lo que representa un empeoramiento de 0,7 p. p. respecto al registro de un año antes. De este deterioro, un 55% es atribuible a la balanza de bienes no energéticos: las exportaciones no energéticas avanzaron un 1,6% interanual, sustancialmente por debajo del 3,4% de las importaciones.

La morosidad reanuda su tendencia a la baja. Así, tras repuntar ligeramente en enero, la tasa de morosidad reanudó la tendencia que sostiene desde hace cuatro años y en febrero cayó 0,05 p. p., hasta situarse en el 5,82%. En los últimos 12 meses, la mora se ha reducido en 1,99 p. p., favorecida por el sólido crecimiento económico y por las ventas de crédito dudoso. En los próximos meses prevemos que la mora seguirá reduciéndose en la medida que se mantiene la presión del supervisor para reducir los activos improductivos, si bien va a ser a un ritmo menor.

Compartir: