Compartir: 
Las reuniones de los principales bancos centrales avanzados monopolizaron la atención de los inversoresLas reuniones de los principales bancos centrales avanzados monopolizaron la atención de los inversores

Las reuniones de los principales bancos centrales avanzados monopolizaron la atención de los inversores. La Reserva Federal empezó esta semana de reuniones de bancos centrales anunciando una subida del tipo de interés objetivo en 25 p. b., hasta el intervalo 1,75%-2,00%, tal y como se esperaba. Esta decisión estuvo acompañada de una ligera revisión al alza de la senda esperada de los tipos de interés en los próximos años por parte de los miembros de la institución monetaria: un total de cinco más hasta finales de 2019 (antes eran cuatro). El jueves, el Banco Central Europeo anunció el fin de las compras netas (QE). En concreto, reducirá las compras netas de activos de 30.000 millones hasta 15.000 millones a partir de octubre, y las finalizará en diciembre de 2018. A partir de esa fecha, el BCE seguirá reinvirtiendo los activos que venzan para mantener estable el tamaño de su balance. Respecto a los tipos de interés oficiales, los miembros del Consejo de Gobierno señalaron que los mantendrán inalterados hasta al menos pasado el verano de 2019. Finalmente el viernes, el Banco de Japón anunció su decisión de mantener sin cambios los parámetros de su política monetaria.

Semana mixta en las bolsas internacionales. En este entorno de reuniones de bancos centrales, las bolsas europeas avanzaron con fuerza, con un incremento del 1,7% para el Eurostoxx 50 y subidas entre el 1% y el 3% para la mayoría de los índices. La bolsa italiana destacó con un rebote de cerca del 4%, mientras que la portuguesa retrocedió un 0,8%. En EE. UU., el S&P 500 terminó la semana relativamente estable, mientras que el Dow Jones retrocedió cerca del 1%. Finalmente, el índice MSCI de bolsas emergentes perdió casi un 2% en el cómputo semanal. En el mercado de renta fija soberana, las rentabilidades de los bonos a largo plazo se mantuvieron relativamente estables en EE. UU. y Alemania, mientras que las primas de riesgo descendieron con fuerza en Europa. Por su parte, en el mercado de divisas, el euro se depreció frente al dólar y terminó la semana en los 1,16 dólares.

Compartir: