Compartir: 
Las turbulencias financieras en China aumentan la aversión al riesgo de los inversores en el periodo estivalLas turbulencias financieras en China aumentan la aversión al riesgo de los inversores en el periodo estival

Las autoridades chinas devalúan el yuan ante la desaceleración de su economía. El nuevo tipo de cambio oficial se sitúa ahora en 6,4 yuanes por dólar, una pérdida de valor del 2,8% respecto a la moneda estadounidense. Esta decisión no ha conseguido transmitir confianza a los inversores, sino más bien lo contrario. Así, la bolsa china desciende más de un 20% desde mediados de julio, mientras que las divisas emergentes han registrado una depreciación generalizada (en especial el rublo ruso, el ringgit malayo y la lira turca). Otro ámbito de debilidad son las materias primas. El petróleo Brent se ha abaratado más de un 10% en lo que va de agosto, hasta cotizar por debajo de los 50 dólares por barril.

En los países desarrollados, las bolsas sufren a la vez que descienden las yields de la deuda pública de máxima calidad. El sentimiento inversor se ha deteriorado por los problemas de China, cierta confusión sobre los planes de la Reserva Federal respecto a la subida de tipos (que podría retrasarse hasta finales de año según las cotizaciones implícitas ahora en el mercado) y la convocatoria de nuevas elecciones en Grecia. En las últimas semanas, y acercándonos a las citas electorales, la prima de riesgo española ha evolucionado al alza.

Compartir: