Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalMercados financieros
Los bancos centrales otorgan un nuevo respiro a los mercadosLos bancos centrales otorgan un nuevo respiro a los mercados

La Reserva Federal mantiene el tipo oficial sin cambios pero deja la puerta abierta a una subida antes de final de año. Tal y como se esperaba, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) de la Fed decidió mantener el fed funds rate en el intervalo 0,25%-0,50%. No obstante, el comunicado publicado tras la reunión apunta de manera clara a una subida de tipos antes de final de año, justificada por la evolución positiva de la economía estadounidense. También, y en paralelo a unos ligeros cambios a la baja en las previsiones de PIB e inflación a medio plazo, los miembros del FOMC ajustaron sus proyecciones del fed funds rate, y anticipan ahora una subida más gradual en 2017. Los mercados reaccionaron favorablemente a estos anuncios: las bolsas internacionales recuperaron gran parte de las pérdidas de días previos y las TIR de los bonos soberanos reanudaron sus sendas bajistas, en particular en Europa. Finalmente, el euro se apreció ligeramente frente al dólar.

El Banco de Japón (BOJ) mantiene el tipo oficial y ajusta los instrumentos de su política monetaria ultraexpansiva. En una reunión muy esperada, el BOJ mantuvo su tipo de depósito en el –0,1% y se mostró optimista en cuanto a la evolución de los precios. Como gran novedad, el banco central se ha fijado como objetivo mantener la TIR de los bonos soberanos a 10 años cerca de los niveles actuales (en el 0%). La institución monetaria argumenta que esto ayudará a preservar la rentabilidad de los bancos y la estabilidad del sistema financiero. Tras la reunión, las TIR de los bonos soberanos japoneses repuntaron con fuerza y la bolsa nipona subió más de un 2%.

Moody’s retira el grado de inversión a Turquía. La agencia crediticia rebajó la calificación de la deuda soberana del país hasta el grado especulativo ante las inquietudes generadas por la tentativa de golpe de Estado y la desaceleración económica.

Compartir: