Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalEconomía española
Los buenos datos del mercado de trabajo, del sector exterior y del crédito bancario auguran un buen 4TLos buenos datos del mercado de trabajo, del sector exterior y del crédito bancario auguran un buen 4TLos buenos datos del mercado de trabajo, del sector exterior y del crédito bancario auguran un buen 4T

Los indicadores de actividad señalan que el ritmo de crecimiento se mantiene en el 4T. El índice de sentimiento empresarial (PMI) del sector manufacturero subió en noviembre hasta los 53,1 puntos. El avance de la actividad del sector servicios fue menor, pero el índice se mantiene en una cómoda zona expansiva. Por el lado de la demanda, el excepcional dato de ventas minoristas de octubre (5,8% interanual) indica que el consumo sigue siendo alto.

El ritmo elevado de creación de empleo se mantiene. La cifra de afiliados a la Seguridad Social creció en noviembre (en 59.624 personas, en términos desestacionalizados). De esta forma, la tasa de variación interanual se mantuvo en el 3,2%. La robustez de los servicios (no solo aquellos relacionados con el turismo), la industria y la construcción han compensado la menor aportación de la Administración pública en el segundo semestre. En 2016, esperamos una modesta desaceleración de la creación de empleo, aunque seguirá en niveles considerables.

Continúa el dinamismo del sector exterior. En septiembre, el saldo por cuenta corriente fue de 16.284 millones de euros en el acumulado de 12 meses (1,52% del PIB). El auge de las importaciones, aupadas por la fuerte demanda interna, deterioró el saldo de bienes y servicios. Sin embargo, lo compensó con creces la mejora del saldo de rentas.

El crédito bancario sigue fluyendo a buen ritmo. El nuevo crédito a hogares continúa al alza, y destaca el fuerte ritmo de avance del crédito hipotecario, impulsado por la recuperación del sector inmobiliario. En cuanto al crédito a empresas, la nueva concesión a pymes conserva el buen tono, y mejora el desempeño del de las grandes empresas, aunque ello se deba, en parte, a las numerosas negociaciones de deuda que están llevando a cabo estas empresas para beneficiarse de mejores condiciones de financiación.

Compartir: