Compartir: 
Los datos avalan un buen inicio de añoLos datos avalan un buen inicio de añoLos datos avalan un buen inicio de año

El ritmo de crecimiento siguió siendo elevado en el 4T. Según el Banco de España, el PIB creció un 0,8% intertrimestral en el 4T, lo que sitúa el cómputo anual de 2015 en el 3,2%. La robustez de las ventas minoristas (del 3,3% interanual en noviembre) indica que el consumo privado siguió siendo el principal motor de crecimiento. Tras un año de aumentos notables del PIB, esperamos que la velocidad de avance se modere ligeramente en 2016, hasta el 2,7%.

La inflación aumentó 3 décimas en diciembre, hasta el 0,0%, a causa de una caída más atenuada de los precios de la energía en términos interanuales. De esta forma, para el conjunto de 2015, la inflación se emplazó en el -0,5% previsto. De cara a 2016, esperamos que la inflación siga al alza y que se sitúe en el 1,2% en promedio, apoyada por un escenario de paulatina recuperación del precio del petróleo.

Buenos datos del sector exterior al inicio del 4T. En octubre, el superávit por cuenta corriente aumentó notablemente y se situó en el 1,6% del PIB (acumulado de 12 meses). Esta mejora se debe tanto al fuerte incremento de las exportaciones de servicios turísticos (el número de turistas acumulado de 12 meses creció un 4,8% interanual en noviembre) como a la reducción del déficit de rentas.

Insuficiente ajuste de las cuentas públicas. El déficit de las AA. PP. acumulado hasta el 3T fue del 4,1% del PIB, solo una décima por debajo del objetivo para el conjunto del año (del -4,2%). El margen del Estado para compensar el desvío de las comunidades autónomas y de la Seguridad Social es limitado, por lo que es improbable que se alcance el objetivo.

La tasa de ahorro de los hogares se reduce hasta el 9,2% de la renta bruta disponible, un registro 6 décimas inferior al del 2T. En los próximos trimestres, y de forma temporal mientras se afianza la recuperación, prevemos que la tasa de ahorro se sitúe por debajo de su promedio histórico (del 9,8%) debido a un incremento del consumo superior al avance de la renta bruta disponible de los hogares.

La nueva concesión de crédito apoya el crecimiento. Desde principios de año hasta el mes de noviembre, el flujo de nuevo crédito a hogares y pymes ha crecido a tasas del 11% y 14% interanual (acumulado de 12 meses), respectivamente. Una tendencia que prevemos que se acentúe en 2016. 

Compartir: