Compartir: 
Los indicadores de actividad anticipan un crecimiento robusto en el 2TLos indicadores de actividad anticipan un crecimiento robusto en el 2TLos indicadores de actividad anticipan un crecimiento robusto en el 2T

Los indicadores de actividad anticipan un crecimiento robusto en el 2T. Por el lado de la oferta, el índice de la cifra de negocios empresarial, que representa el 50% de las actividades incluidas en el PIB, avanzó un notable 8,1% interanual en abril. Por el lado de la demanda, las ventas minoristas crecieron un 2,4% interanual en mayo y auguran una mejoría en el consumo privado en el 2T.

La inflación se modera 4 décimas en junio, hasta el 1,5%, por el menor aumento del precio de los carburantes y de la electricidad en términos interanuales.

El saldo por cuenta corriente se situó en el +1,7% del PIB en abril, 19.123 millones de euros (acumulado de 12 meses), por encima de los 17.661 millones de abril de 2016, ante la mejora del superávit de servicios. En este sentido, en mayo llegaron 7,9 millones de turistas internacionales, lo que supone un aumento del 11,7% con respecto al mes de mayo de 2016.

El déficit consolidado de las Administraciones públicas fue del 0,4% del PIB en el 1T 2017. Ello representa un ajuste de 0,3 p. p. respecto al 1T 2016 (ajuste de 1,2 p. p. previsto para el conjunto de 2017). El déficit del Estado, por su parte, del que ya se disponen datos hasta mayo, disminuyó hasta el 1,4% del PIB (2,1% en mayo de 2016).

El crédito bancario sigue recuperándose. La nueva concesión de crédito a los hogares para la compra de vivienda avanzó en mayo un 16,8% interanual en el acumulado del año, lo que refleja la recuperación de la demanda del sector inmobiliario. Por su parte, el nuevo crédito al consumo se desaceleró ligeramente hasta el 17,7% interanual acumulado, y el crédito a empresas mejoró notablemente con un avance del 7,9% (crédito que mayoritariamente fluye hacia las pymes).

La tasa de ahorro de los hogares se situó en el 7,0% de la renta bruta disponible en el 1T 2017. Este registro, 7 décimas por debajo del del año anterior, se explica por un crecimiento de la renta bruta disponible (2,2%) inferior al crecimiento del consumo de los hogares (3,5%). Prevemos que en los próximos trimestres el consumo privado siga avanzando con fuerza, aupado por la creación de ocupación y las buenas condiciones de financiación.

Compartir: