Compartir: 
Los indicadores de actividad perdieron algo de intensidad en diciembre, pero cerraron el año en cotas todavía elevadasLos indicadores de actividad perdieron algo de intensidad en diciembre, pero cerraron el año en cotas todavía elevadasLos indicadores de actividad perdieron algo de intensidad en diciembre, pero cerraron el año en cotas todavía elevadas

Los indicadores de actividad perdieron algo de intensidad en diciembre, pero cerraron el año en cotas todavía elevadas. El índice de la cifra de negocios del sector servicios avanzó un sólido 6,2% interanual en diciembre (media móvil de tres meses) y su homóloga del sector industrial también creció a buen ritmo (8,0%). La nota menos positiva la aportó la ralentización de la entrada de pedidos en la industria, que avanzó un 6,5% interanual en diciembre (frente al 9,0% en noviembre), debido a la caída de los pedidos de fuera de la zona del euro. En positivo, los pedidos del mercado interior y de la eurozona crecieron con fuerza en el tramo final del año.

El déficit comercial de bienes se situó en el 2,1% del PIB en 2017, un registro algo superior al alcanzado en 2016 (1,7% del PIB) ante el encarecimiento del petróleo, que incrementó el valor de las importaciones energéticas. En este sentido, el superávit de bienes no energético en porcentaje del PIB se mantuvo prácticamente inalterable en 2017 (en el 0,12% del PIB).

El precio de la vivienda avanzó un 2,4% en 2017. El ritmo de crecimiento del precio de tasación de la vivienda se aceleró en el 4T 2017, con un aumento del 1,2% intertrimestral (3,1% interanual), y consolida así la tendencia alcista del sector inmobiliario.

La tasa de morosidad se redujo hasta el 7,8% en diciembre. En el último año, la morosidad se ha reducido en 1,3 p. p. y acumula un descenso de 5,8 p. p. desde el máximo alcanzado en diciembre de 2013. Se afianza, así, la tendencia descendente de los créditos dudosos, que en diciembre retrocedieron un 16% interanual.

Compartir: