Compartir: 
Los indicadores de actividad y de confianza de EE. UU. siguen mostrando avances robustos en el inicio de 2017Los indicadores de actividad y de confianza de EE. UU. siguen mostrando avances robustos en el inicio de 2017

Los indicadores de actividad y de confianza de EE. UU. siguen mostrando avances robustos en el inicio de 2017. En febrero, el índice de confianza del consumidor elaborado por el Conference Board aumentó hasta los 114,8 puntos, alcanzando nuevamente el máximo de los últimos 15 años. Asimismo, el índice de sentimiento empresarial (ISM) de manufacturas alcanzó los 57,7 puntos (máximo de los últimos dos años), y su homólogo de servicios se situó en los 57,6 puntos, en una cómoda zona expansiva (por encima del límite de los 50 puntos). En la misma línea, el estudio de campo elaborado regularmente por la Reserva Federal (Beige Book) siguió apuntando que la expansión de la actividad económica se ha mantenido en los meses de enero y febrero.

La inflación japonesa inicia el año algo mejor que como terminó en 2016. Así, el IPC general avanzó un 0,5% interanual en enero, 2 décimas por encima del registro de diciembre; y el IPC subyacente (sin alimentos ni energía) creció un 0,2% interanual, 1 décima más que en el mes anterior. También sorprendió en positivo el avance del índice de precios de referencia del BoJ (sin alimentos frescos pero con energía) que se situó en el +0,1% interanual, en terreno positivo por primera vez desde junio de 2015. Con todo, este avance todavía se sitúa muy lejos del objetivo del 2% marcado por el BoJ.

India: la estrella emergente pierde algo de luz de forma pasajera. La economía india avanzó un 7,0% interanual en el 4T 2016. Aunque se trata de un avance significativo, se situó 4 décimas por debajo del del 3T. En términos intertrimestrales, la economía india pasó de crecer algo más de un 2,0% en el 3T a una tasa prácticamente nula en el 4T. Dicha desaceleración se debió, principalmente, a los efectos negativos de la contracción de la oferta monetaria provocada por la retirada de los billetes de mayor denominación el pasado noviembre. Con todo, se trata de un traspié pasajero que no afecta a las perspectivas positivas a medio y largo plazo del país.

Compartir: