Compartir: 
Los indicadores de sentimiento de la eurozona repuntan en el inicio de añoLos indicadores de sentimiento de la eurozona repuntan en el inicio de añoLos indicadores de sentimiento de la eurozona repuntan en el inicio de añoLos indicadores de sentimiento de la eurozona repuntan en el inicio de año

Los indicadores de sentimiento de la eurozona repuntan en el inicio de año. En particular, el índice de sentimiento empresarial compuesto (PMI) de la eurozona alcanzó los 58,6 puntos (58,1 puntos en diciembre), el nivel más alto desde 2006 y en zona claramente expansiva (por encima de los 50 puntos). Por países, destacó la mejora del indicador en Francia, y el buen registro de Alemania, que se mantuvo en niveles no vistos desde 2011. Todo ello apunta a una continuación del buen ritmo de crecimiento en la eurozona en el inicio de 2018.

La confianza del consumidor avanza con fuerza. El indicador de confianza de la Comisión Europea para el conjunto de la eurozona aumentó hasta situarse en los 1,3 puntos en enero, el nivel más alto alcanzado desde el inicio de la serie (en 2001). Este dato sugiere que el consumo privado se mantiene como uno de los pilares del crecimiento de la eurozona.

El entorno económico favorece la circulación del crédito. La encuesta de préstamos bancarios del BCE muestra que el crédito siguió creciendo en el 4T 2017, apoyado en un aumento de la demanda en todos los segmentos y en una mejora de las condiciones de acceso al mismo. Según la encuesta, el entorno favorable de tipos de interés y la mayor confianza apuntalaron el crecimiento de la demanda. Asimismo, las familias pudieron beneficiarse de más facilidades para acceder al crédito para la compra de la vivienda gracias a las mayores presiones competitivas en el sector y a la disminución de la percepción del riesgo.

Economía portuguesa

El crédito al sector privado modera su contracción hasta el –3,6% interanual en noviembre. En cuanto a los hogares, el crédito al consumo avanzó significativamente (un +8,5% interanual) y el crédito para compra de vivienda contuvo su caída hasta el –2,2% (frente al –3,8% de 2016). Sin embargo, para las empresas, el crédito siguió cayendo con fuerza hasta el –6,1%, en parte explicado por las ventas de carteras (ajustando por este efecto, la caída se situó en el –1,4% en noviembre).

Las empresas portuguesas, en su conjunto, prevén aumentar su inversión un 3,7% en 2018, tras haberla incrementado un 5,5% en 2017. Este aumento se concentrará en las empresas de mayor tamaño empresarial (de más de 500 empleados), que estiman una tasa de avance del 13,4%. Cabe destacar, asimismo, que una parte importante de dicha inversión será destinada a aumentar la capacidad productiva, según las respuestas de la Encuesta de Inversión.

Los datos de ejecución presupuestaria muestran una notable mejora de las cuentas públicas. El déficit de las Administraciones públicas (en términos de caja) se situó en 2.573,6 millones de euros al final del año, un 38,4% por debajo del año anterior. Este avance se debió a un aumento de los ingresos (+3,8%) superior al de los gastos (+1,6%). Ello hace probable el cumplimiento del objetivo de déficit en 2017, del 1,4% del PIB.

Compartir: