Compartir: 
Los indicadores de sentimiento económico global pierden algo de fuelle en marzoLos indicadores de sentimiento económico global pierden algo de fuelle en marzo

Los indicadores de sentimiento económico global pierden algo de fuelle en marzo, pero se mantienen en niveles expansivos. Así, el índice de sentimiento empresarial (PMI) compuesto global retrocedió en 1,5 puntos (de 54,8 puntos en febrero a 53,3 puntos en marzo), lo que marca el registro más bajo de los últimos 16 meses. Con todo, gracias a los espléndidos datos de enero y febrero, el promedio del 1T 2018 (54,2 puntos) es el más alto desde el 3T 2014. A nivel sectorial, tanto el índice manufacturero como el de servicios marcaron registros inferiores a los del mes anterior. A nivel regional, la ralentización fue generalizada y afectó a EE. UU., la eurozona y China.

Los indicadores económicos de EE. UU. siguen apuntando a avances robustos, mientras que las tensiones escalan en el plano comercial. Así, el índice de sentimiento empresarial (ISM) de servicios se situó en los 58,8 puntos en marzo, en una cómoda zona expansiva, a pesar de la leve caída mensual. En la misma línea, los datos del mercado laboral continúan mostrando la cercanía de la economía estadounidense al pleno empleo: en marzo se crearon 103.000 puestos de trabajo, un dato considerable si se tiene en cuenta el elevadísimo registro del mes anterior (326.000); la tasa de paro se mantuvo en un bajo 4,1%, y los salarios avanzaron un significativo 2,7% interanual. En este entorno de buenos datos económicos, la atención se centró en la escalada de tensiones alrededor de la política comercial entre el país americano y China. En particular, EE. UU. presentó un listado preliminar de las importaciones procedentes de China sobre las que quiere aplicar un arancel del 25%, y el gigante asiático tardó menos de 24 horas en dar una respuesta más contundente de lo esperado con las importaciones estadounidenses que recibe.

Rusia pierde tracción en el final de 2017. En el 4T 2017 el PIB ruso creció un 0,9% interanual, por debajo de lo previsto y del avance del 2,2% del trimestre anterior, con lo que el crecimiento para el conjunto del año 2017 quedó en el 1,5%. Aunque la cifra está algo sesgada a la baja por un efecto de base (el 4T 2016 fue el último en el que la producción de petróleo operó fuera del marco restrictivo del acuerdo con la OPEP), lo cierto es que las perspectivas para los próximos trimestres son de crecimiento moderado.

Compartir: