Compartir: 
Los indicadores de sentimiento empresarial de la eurozona se moderan en mayoLos indicadores de sentimiento empresarial de la eurozona se moderan en mayoLos indicadores de sentimiento empresarial de la eurozona se moderan en mayoLos indicadores de sentimiento empresarial de la eurozona se moderan en mayo

Los indicadores de sentimiento empresarial de la eurozona se moderan en mayo, si bien todavía se mantienen en niveles considerables. Concretamente, el índice PMI compuesto se situó en los 54,1 puntos, 1 punto por debajo del registro del mes anterior, aunque en zona claramente expansiva (por encima de los 50 puntos). De hecho, parte de este descenso se debió a factores temporales, como un mayor número de días festivos en mayo. En este sentido, la mayoría de indicadores publicados hasta la fecha apuntan a que el crecimiento económico en el 2T 2018 será superior al del trimestre anterior, aunque más moderado que el observado a finales de 2017.

La confianza del consumidor se mantiene en niveles elevados en la eurozona. Así, el índice de confianza del consumidor elaborado por la Comisión Europea se situó en los 0,2 puntos en mayo, un registro inferior al del mes anterior (0,3), pero superior al promedio de 2017 (–2,5). Ello sugiere que el consumo privado se mantiene como uno de los pilares del crecimiento económico en la eurozona en el segundo trimestre del año.

Economía portuguesa

El déficit de la balanza corriente y de capital se agravó en el 1T 2018. En concreto, este se situó en los 77,8 millones de euros, lo que supone un empeoramiento de 11,2 millones respecto al mismo periodo del año anterior. Gran parte del deterioro se explica por el aumento del déficit de la balanza de bienes, ante la fuerte recuperación de las importaciones. Sin embargo, cabe señalar que este aumento del déficit de bienes fue debido a un descenso puntual de las exportaciones de combustibles.

Empeora la posición de inversión internacional neta (PIIN). En particular, esta se situó en el –106,7% del PIB en el 1T 2018, en comparación con el –105,7% de finales de 2017. Con todo, ello, en parte, refleja la revalorización de los títulos de deuda pública portuguesa y movimientos en el tipo de cambio. En el mismo periodo, la deuda externa neta aumentó del 92,5% al 94,1% del PIB.

Deterioro puntual de las cuentas públicas en abril. El déficit de las Administraciones públicas se situó en los 2.022 millones de euros en abril (en términos de caja), un 9% mayor que en el mismo periodo del año anterior. Este empeoramiento fue debido en parte a que la devolución automática del impuesto sobre la renta (IRS) llega a más hogares en 2018, pero no pone en peligro la consecución del objetivo anual de déficit.

La contracción del crédito al sector privado volvió a suavizarse en marzo (–1,8% interanual), un ritmo sustancialmente inferior al observado hace un año (–4,3% interanual). Tanto el crédito para la compra de vivienda como el crédito concedido a las sociedades no financieras se contrajeron de forma más moderada (–1,7% y –3,1% interanual, respectivamente). Por otro lado, el crédito al consumo continuó creciendo a dos dígitos (12,4% interanual), muestra de la recuperación de la demanda interna.

Compartir: