Compartir: 
Los indicadores de sentimiento empresarial mantienen un tono sólido en abrilLos indicadores de sentimiento empresarial mantienen un tono sólido en abrilLos indicadores de sentimiento empresarial mantienen un tono sólido en abrilLos indicadores de sentimiento empresarial mantienen un tono sólido en abril

Los indicadores de sentimiento empresarial mantienen un tono sólido en abril. Así, el índice PMI compuesto para el conjunto de la eurozona se situó en los 55,2 puntos, igualando el registro del mes anterior y en zona claramente expansiva (a pesar de la corrección registrada en los meses de febrero y marzo). Por países, destacó Francia, donde el índice aumentó en 0,6 puntos hasta situarse en los 56,9 puntos. En la misma línea, el índice de sentimiento económico (ESI) mantuvo el registro del mes anterior y se situó en los 112,7 puntos. Todo ello apunta a un ritmo de crecimiento económico sólido en el inicio del 2T.

Prosigue el dinamismo de la actividad crediticia. Según la encuesta de préstamos bancarios del BCE para el 1T 2018, el crédito en la eurozona siguió creciendo de forma generalizada en todos los segmentos. Asimismo, tanto hogares como empresas se beneficiaron de una mejora de las condiciones de acceso al crédito. De cara al 2T, se espera que la demanda crediticia siga aumentando y que la mejora de las condiciones de acceso al crédito continúe.

El ajuste fiscal en la eurozona prosigue, apoyado por el fuerte dinamismo económico. Concretamente, el déficit público para el conjunto de la eurozona disminuyó hasta situarse en el 0,9% del PIB en 2017, 6 décimas por debajo del nivel registrado en 2016 y muy cerca del nivel de 2007 (0,6%). Por otra parte, la deuda pública se situó en el 86,7% del PIB en 2017, 2,3 p. p. por debajo del registro de 2016, pero todavía por encima del nivel precrisis (65% del PIB).

El PIB del Reino Unido sorprende a la baja y crece tan solo un 0,1% intertrimestral en el 1T 2018, un registro muy inferior al del trimestre anterior (0,4%). En términos interanuales, el avance se situó en el 1,2%. A falta del detalle por el lado de la demanda, el registro se explica por una caída de la producción en el sector de la construcción y por una ralentización del crecimiento en el sector manufacturero.

Economía portuguesa

Los datos de ejecución presupuestaria revelan una mejora importante de las cuentas públicas. En particular, el déficit de las Administraciones públicas (en términos de caja) se situó en 377,3 millones de euros a finales del 1T 2018, un 3,5% por debajo del registro del mismo periodo del año anterior. Esta mejora se debió, en gran parte, al buen desempeño de los ingresos fiscales y contributivos, que registraron un crecimiento del 5% interanual respecto al 1T 2017 ante la fuerte recuperación económica.

Los indicadores de sentimiento económico se mantienen positivos en abril. Concretamente, el indicador de clima económico se situó en los 2,1 puntos por segundo mes consecutivo, un registro elevado y superior al promedio de 2017. Por sectores, destacó la mejora en el sector de la construcción. Por otra parte, la confianza de los consumidores también mejoró, en consonancia con las buenas expectativas de recuperación del mercado de trabajo. Todo ello señala el mantenimiento de un ritmo de crecimiento sólido en el inicio del 2T.

Las condiciones de acceso al crédito se mantienen estables. En concreto, según la encuesta de préstamos bancarios del BCE para el 1T 2018, los bancos reportaron criterios algo menos restrictivos en la concesión de crédito a empresas. Ello se debió, en buena medida, a unas mayores presiones competitivas y a una percepción de más calidad de la demanda. Por su parte, la demanda de crédito de empresas aumentó ligeramente, con el objetivo de cubrir necesidades de financiación de inversión. De cara al 2T 2018, no se esperan ajustes en los estándares de concesión de crédito a empresas y hogares, aunque sí se espera un aumento de la demanda de crédito en todos los segmentos.

Compartir: