Compartir: 
Los indicadores económicos de EE. UU. siguen apuntando a avances robustos al final del 2T, a pesar de las continuadas tensiones comercialesLos indicadores económicos de EE. UU. siguen apuntando a avances robustos al final del 2T, a pesar de las continuadas tensiones comerciales

Los indicadores económicos de EE. UU. siguen apuntando a avances robustos al final del 2T, a pesar de las continuadas tensiones comerciales. En junio, el índice de sentimiento empresarial (ISM) de manufacturas aumentó hasta los 60,2 puntos, muy por encima del nivel que limita la zona expansiva de la recesiva (50 puntos), y superior al ya elevado promedio de 2017 (57,4). En la misma línea, su homólogo de servicios se situó en los 59,1 puntos (58,6 en mayo). En el plano laboral, se crearon 213.000 puestos de trabajo, de nuevo un dato que sorprendió al alza, en especial dada la cercanía de la economía al pleno empleo; la tasa de paro se emplazó en un contenido 4,0%, y los salarios avanzaron un 2,7%. Todo ello afianza las buenas perspectivas de la economía estadounidense para este 2018 (con un crecimiento previsto del 2,7%). Aunque los riesgos se mantienen elevados, tanto por un posible sobrecalentamiento de la economía como por el deterioro de la confianza que las tensiones comerciales pueden generar.

Las economías emergentes encadenan dos meses con salidas de capital. Según estimaciones del IIF, en junio, los países emergentes sufrieron una salida neta de capital por valor de 7.970 millones de dólares (flujos de cartera), ligeramente más acentuada que la registrada en mayo (6.280 millones de dólares). Las salidas fueron generalizadas entre las economías emergentes de Asia, América Latina y África y Oriente Medio, mientras que los países de Europa emergente se desmarcaron del resto y recibieron entradas netas por valor de 1.187 millones. Sin duda, la continuidad en la subida de tipos de interés de la Fed, las tensiones comerciales y los choques idiosincráticos en algunas de estas economías (Turquía y Argentina, por ejemplo) han empezado a hacerse notar en los flujos de capitales hacia los emergentes.

Compartir: