Compartir: 
Los inversores digieren los mensajes de los bancos centralesLos inversores digieren los mensajes de los bancos centrales

La Reserva Federal despeja el horizonte sobre una posible subida de tipos en diciembre. El comunicado del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) del pasado miércoles reorientó el foco de atención hacia la economía doméstica, al eliminar la mención anterior a la "evolución económica y financiera global", aunque sostuvo los comentarios sobre la vigilancia a factores internos. Además, por primera vez, se hizo referencia explícita a la próxima reunión del FOMC para considerar si es apropiado comenzar las subidas de tipos. Los mercados asignan ahora una probabilidad de prácticamente un 50% a que la subida se produzca en diciembre. Todo ello se apoya en un plano macroeconómico positivo, con un consumo privado y una inversión que mantienen un pulso firme, a pesar de un menor crecimiento del PIB en el 3T 2015, a causa de la reducción de las existencias. Por su parte, el Senado estadounidense aprobó finalmente elevar el techo de la deuda federal de EE. UU., mediante lo cual resolvió un foco de riesgo a corto plazo.

El BoJ mantiene inalterados los parámetros de su programa de expansión cuantitativa. La autoridad monetaria nipona decidió no incrementar la escala del programa de compras de activos (80 billones de yenes anuales), al tiempo que retrasó la consecución de su objetivo de inflación del 2% hasta marzo de 2017. Aun así, las actuaciones y los mensajes recientes de la Fed aportan al BoJ un margen de maniobra mayor antes de optar por aumentar el ya considerable tamaño de sus activos (69% del PIB).

Compartir: