Compartir: 
Los inversores no desesperan y siguen contemplando un desenlace no traumático en GreciaLos inversores no desesperan y siguen contemplando un desenlace no traumático en Grecia

La senda de normalización monetaria de la Reserva Federal centra el debate. En la reunión del pasado miércoles, el Comité Federal confirmó su intención de iniciar las subidas del tipo de interés oficial en los últimos meses de 2015, una vez se constate la mejora del mercado laboral y la inflación avance hacia el 2%. Ante este escenario, la atención de los mercados pivota hacia la senda de normalización que adopte la Fed a medio plazo. En este sentido, la revisión a la baja de las proyecciones del tipo de interés oficial sugiere que la política monetaria seguirá acomodaticia por bastante tiempo tras la primera subida. Los mercados han recogido este mensaje con un descenso de las rentabilidades soberanas en EE. UU. (en torno a 10 p. b.) y la depreciación del dólar frente al euro.

Calma relativa en los mercados de deuda periférica a pesar del incierto desenlace de la saga griega. Las negociaciones entre Grecia y sus acreedores se han adentrado en una fase de punto muerto. Para tratar de llegar a un acuerdo in extremis, los jefes de Gobierno de la eurozona se dan cita hoy en una cumbre con carácter extraordinario. A pesar de la gran incertidumbre, el contagio a la deuda del resto de países periféricos ha sido muy contenido. Las primas de riesgo de la deuda a 10 años de España e Italia se han mantenido a lo largo de la semana alrededor de los 150 p.b. Sin embargo, el sentimiento inversor permanece frágil y podría cambiar rápidamente de registro. Máxime si se acaban implantado controles de capitales en el país heleno a causa de la más que compleja posición de liquidez de los bancos griegos.

Compartir: