Compartir: 
También disponible:
Pulso Económico SemanalMercados financieros
Los mercados emergentes cierran agosto con agitaciónLos mercados emergentes cierran agosto con agitación

Los mercados emergentes cierran agosto con agitación. Los inversores iniciaron la semana con optimismo gracias al anuncio de un acuerdo comercial preliminar entre EE. UU. y México para los próximos 16 años. Sin embargo, la inestabilidad se impuso en las últimas sesiones después de que el Gobierno estadounidense reiterara la intención de imponer nuevos aranceles sobre importaciones chinas valoradas en 200.000 millones de dólares. Así, las divisas de las economías emergentes siguieron debilitándose frente al dólar, con depreciaciones especialmente marcadas en las economías que centran la atención de los inversores por sus desequilibrios macroeconómicos, como Argentina y Turquía (alrededor del 20% y 10%, respectivamente). Por su parte, en los mercados bursátiles, los índices de las economías emergentes sufrieron movimientos de ida y vuelta, con unas últimas sesiones en las que se impusieron las pérdidas de manera clara y generalizada. Estos movimientos erráticos también afectaron a los principales índices bursátiles de la eurozona, donde las pérdidas se impusieron, aunque más en la periferia que en los parqués del núcleo. En cambio, en EE. UU., los índices bursátiles de referencia se mostraron menos sensibles a la inestabilidad y cerraron en positivo.

Fitch mantiene la nota crediticia de Italia. El pasado viernes, con los mercados cerrados, Fitch anunció que mantiene la nota crediticia de la deuda soberana italiana en BBB pero empeoró su perspectiva de estable a negativa. A lo largo de la semana pasada, y a la espera del anuncio, la prima de riesgo de Italia fluctuó alrededor de los 280 p. b., un nivel en el que se mantiene desde que se produjo, a mediados de agosto, un repunte de la incertidumbre alrededor de la política fiscal del nuevo Gobierno.

El precio del petróleo flexiona al alza. Tras la suave tendencia a la baja exhibida a lo largo del verano (sustentada en la relajación de los recortes de producción por parte de la OPEP), en las últimas dos semanas el precio del barril de Brent ha repuntado hasta superar los 77 dólares. El aumento se ha apoyado en la reducción sostenida de las existencias de crudo en EE. UU. (un indicador de referencia para los inversores y que, según los datos de las últimas dos semanas, se sitúa en mínimos no vistos desde principios de 2015).

Compartir: