Compartir: 
Los mercados financieros cierran un 2018 con elevada volatilidadLos mercados financieros cierran un 2018 con elevada volatilidad

Los mercados financieros cierran un 2018 con elevada volatilidad. Durante los últimos 10 días del año, las bolsas internacionales mostraron una cierta estabilización, frenaron las pérdidas de las semanas anteriores y, en EE. UU., el índice S&P 500 incluso llegó a rebotar más de un 3%. No obstante, en todo su conjunto, 2018 ha sido un año de turbulencias, conducidas por las tensiones geopolíticas y comerciales, el endurecimiento de las condiciones monetarias estadounidenses y globales, y el consiguiente fortalecimiento del dólar. Este entorno de volatilidad se notó especialmente en la renta variable, donde los principales índices bursátiles cerraron 2018 con retrocesos acumulados de entre el –6% (EE. UU.) y el –25% (China), en el que ha sido el peor año desde el turbulento periodo de 2008-2011. Pero el entorno también fue exigente en el mercado de renta fija, donde en 2018 destacaron el alza de las primas de riesgo, tanto con el aumento gradual de los tipos de interés sobre la deuda corporativa como con los repuntes de las primas de riesgo soberanas de la eurozona. Además, también se produjeron fuertes vaivenes en los tipos soberanos estadounidenses (los tipos a 10 años rebotó en más de 80 p. b. entre enero y noviembre, para luego caer cerca de 40 p. b. hasta finales de diciembre) y su curva se aplanó sostenidamente (el diferencial entre los tipos a 10 años y 3 meses terminó el año alrededor de los 30 p. b., el nivel más bajo desde la inversión de la curva en 2007). Por último, la volatilidad también reinó en el mercado de materias primas, donde el petróleo pasó de un máximo de 85 dólares por barril (Brent) en octubre a cerrar el año cerca de los 55 dólares.

El año 2019 empieza con un tono errático. En la primera semana del año, los principales índices bursátiles alternaron sesiones de pérdidas y ganancias y terminaron con rendimientos dispares. Así, en EE. UU., el S&P 500 terminó con un avance del 1,9%, mientras que los parqués europeos también registraron ganancias claras, aunque con disparidad entre países (CAC +0,1%, DAX +2,0% e Ibex 35 +2,3%). Por su parte, las bolsas de las economías emergentes mostraron un comportamiento mixto (MSCI Asia –1,6%, y MSCI Latinoamérica +6,7%) y el índice MSCI para el conjunto de las economías emergentes cerró con un retroceso del 0,1%. Por su parte, la aversión al riesgo se manifestó en el mercado de renta fija, con una notable reducción de los tipos de interés estadounidenses y alemanes y un aumento de las primas de riesgo periféricas. Por último, en el mercado de materias primas, el precio del petróleo de calidad Brent aumentó más de un 6% después de que los últimos datos mostraran un fuerte recorte en la producción de la OPEP en diciembre.

Compartir: