Compartir: 
Los mercados permanecen atentos a las decisiones de la Fed, en una semana marcada por la estabilidadLos mercados permanecen atentos a las decisiones de la Fed, en una semana marcada por la estabilidad

Tras calmarse la tensión con Grecia, los mercados centran la atención en la campaña de beneficios corporativos y los mensajes de los bancos centrales. El posible aumento de tipos por parte de la Fed ha provocado movimientos en la curva (la yield de la T-bill a un año se sitúa en el 0,33%, el máximo de cinco años). Los prometedores primeros resultados empresariales (de EE. UU. y de Europa) y la reanudación de las emisiones de deuda corporativa han contribuido a reforzar el tono constructivo en los mercados desarrollados. No obstante, los flojos datos de actividad procedentes de China y la caída de las materias primas han limitado los avances bursátiles en el tramo final de la semana.

La debilidad de las materias primas sitúa el foco de atención en los mercados del bloque emergente. En las últimas semanas, el descenso de las cotizaciones de las commodities ha sido acusado. Además del petróleo Brent, cuyo precio ha descendido un 13% desde comienzos de julio, otras materias primas como el oro o el cobre registran caídas pronunciadas (7,5% y 10%, respectivamente). Más allá de los factores idiosincráticos que afectan al crudo (exceso de oferta, acuerdo de Irán y las potencias occidentales), dos circunstancias explican el pulso débil de las materias primas. En primer lugar, la proximidad de la primera subida de tipos en EE. UU. y el fortalecimiento del dólar. En segundo lugar, las expectativas en torno a la demanda de metales y otras materias primas por parte de China, que seguirá reduciéndose. En este contexto, las divisas y los activos del área emergente permanecen vulnerables, máxime atendiendo al reducido margen de maniobra de los bancos centrales emergentes ante los inminentes movimientos de la Fed.

Compartir: